Enrique Ponce ha publicado por primera vez una fotografía junto a su nuevo suegro, Federico Soria, con la que desvela cómo es su relación.


Los rumores sobre una posible crisis sentimental entre Ana Soria y Enrique Ponce llegaron hace tan solo unos días, sin embargo, la almeriense los fulminó al postear una romántica felicitación de cumpleaños en la que dejó claro todo lo que sentía por el diestro. «Felicidades mi vida. Solo me importa que TÚ sepas lo que te quiero», escribió en su red social. Así la joven de 22 años zanjó la polémica, al igual que ahora ha hecho el torero con la imagen de él y su suegro.

A pesar de que nadie había reparado en la identidad del hombre en la que aparece Enrique Ponce junto a un hombre bebiendo bajo el título ‘Chamaco time‘, un tequila de alta graduación, SEMANA ha descubierto que se trata de su nuevo suegro, Federico Soria. Si bien hace algún tiempo se llegó a decir que los padres de Ana no veían con buenos ojos ciertas cosas de su relación, de este modo, Enrique Ponce silencia a cualquiera que crea que entre ellos no reina la cordialidad.

Enrique Ponce suegro
Redes sociales

Ponce está totalmente integrado en su familia política, tanto que incluso comparte confidencias con su suegro y se animan a brindar por la vida en la misma semana en la que el torero ha cumplido 49 años. Así Ponce desvela que, al igual que sucedió en su día con Victoriano Cuevas, el padre de Paloma Cuevas, él tiene una excelente relación con sus suegros. Durante su extenso matrimonio Enrique tenía una excelente relación con su familia política y en la actualidad todo marcha bien con los familiares de Ana Soria, a pesar de la diferencia de edad que existe entre ellos. Les separan más de dos décadas, en concreto, 27 años, cifra que para ellos no ha resultado ningún problema a la hora de afianzar su relación.

Fotomontaje SEMANA

De hecho, otra prueba de que lo suyo va viento en popa que hayan decidido asentarse en la ciudad natal de Ana Soria con el objetivo de que la joven esté más cerca de su familia. Ana, tal y como publicó SEMANA en exclusiva, trasladó allí su expediente de la universidad, paso con el que dejó claro que Almería sería su base de operaciones y el lugar en el que deseaba pasar más tiempo junto a los suyos. No son las únicas novedades que trae su relación, ya que es inevitable pensar también en el punto en el que está el divorcio de Paloma Cuevas y su ex, Enrique Ponce. A pesar de que en verano rompieron su historia de amor, seis meses después se sigue dilatando el punto y final, pues el empresario todavía no ha firmado el divorcio. Hay flecos que cortar y quién sabe si llegarán a un acuerdo antes de que finalice el año, un asunto que sigue copando portadas de la crónica social de manera inevitable.