La muerte de la infanta Pilar ha sido un golpe muy doloroso para la Familia Real española. Iñaki Urdangarin se enteró en la cárcel del fallecimiento.


La muerte da la infanta Pilar, hermana del rey Juan Carlos, ha sido un duro golpe para toda la Familia Real. El que también fuera miembro, Iñaki Urdangarin, se enteró del fallecimiento de la tía de su mujer dentro de la prisión de Brieva, donde permanece en la sombra desde el pasado 18 de junio de 2018 tras la sentencia del juez que falló para él 5 años y 10 meses encierro por un delito de corrupción.

Iñaki Urdangarin se pronuncia tras la muerte de la infanta Pilar

Como cada martes y jueves, el marido de la infanta Cristina ha acudido al Hogar Don Orione (Madrid) para llevar a cabo su labor como voluntario. Este día era muy diferente, y es que ha querido mostrar su lamento y su tristeza tras la muerte de la hermana del rey Don Juan Carlos, que falleció este miércoles a causa de un cáncer de color.

Con toda la prensa allí congregada, como suele ser habitual a la entrada del exduque de Palma, han querido saber cómo se encuentra Iñaki tras la triste noticia. En ese momento, él ha querido lamentar la importante pérdida: «Hoy es un día duro para la familia», ha dicho a los medios de comunicación que se encontraban allí.

La infanta Cristina, también en España

Es muy buena la relación que ha mantenido tanto la infanta Cristina como Iñaki Urdangarin con la infanta Pilar. De hecho, desde el inicio del Caso Nóos, la recién fallecida siempre ha mostrado el apoyo a la pareja. De hecho, estos llegaron a alojarse en la casa que esta tenía en Mallorca mientras duró el juicio, además de que en más de una ocasión se ha encargado de enfrentarse a la prensa en defensa tanto de Iñaki como de Cristina.

Es tal la relación de la infanta Cristina con su tía Pilar, que ha viajado desde Ginebra para acudir a darle el último adiós a su tía. Esta mañana, llegaba a la vivienda de la infanta Pilar en la urbanización Puerta de Hierro junto a su hermana Elena, que era la encargada de conducir el coche. Allí, hemos podido ver a las dos hermanas muy emocionadas y con rostro serio.