Tras su grito desesperado, la hija de Antonio David se ha entregado por completo al cuidado de las personas a las que más quiere: el joven David y la pequeña Lola.


Antonio David Flores y su familia están atravesando un difícil momento debido a todos los frentes que se les ha abierto en las últimas dos semanas debido a su guerra abierta con las Campos y las chicas que han acudido a ‘Sálvame’ confesando que habían mantenido una supuesta aventura con el colaboradora en los últimos años.

Dos semanas en las que los cruces de acusaciones entre el exguardia civil y las hijas de María Teresa Campos han sido constantes y en las que los cimientos de su matrimonio con Olga Moreno podrían haberse resquebrajado. El punto álgido de la lucha llegó el pasado viernes cuando una afectada Rocío Flores intervenía por sorpresa en el programa de Telecinco para pedir que se terminara de intentar romper su familia.

Un grito desesperado que no dejó indiferente a nadie y el que de forma contundente hacía hincapié en que no iba a consentir que su hermana de 8 años, la pequeña Lola, se criara en una familia desestructurada, algo por la que ella y el joven David han experimentado.

Tras este momento que le ha dejado un sabor agridulce, la nieta de Rocío Jurado se ha refugiado en su familia y se ha entregado por completo al cuidado de las personas a las que más quiere durante este fin de semana. Gracias a sus redes sociales, y a las de su chico, Manuel Bedmar, hemos podido ver cómo la joven concursante de ‘Supervivientes 2020’ se lo ha pasado en grande junto a sus dos hermanos haciendo un sinfín de actividades en casa.

Los tres Flores se han puesto manos a la masa, y nunca mejor dicho, y han aprovechado la tarde del sábado para hacer repostería. En concreto, la más pequeña del clan ha seleccionado todos los ingredientes dulces y con chocolate que ha encontrado por casa para hacer una deliciosa tarta. Sin lugar a dudas, la mejor merienda para este fin de semana.

También han tenido tiempo para hacer sus pinitos en el mundo de la peluquería

Además de pasarlo en grande en la cocina, los tres hermanos también han tenido tiempo para teñirle el pelo a Manuel Bedmar. La pequeña Lola ha hecho sus pinitos como peluquera y ha llevado la iniciativa a la hora de cambiarle el color de pelo al novio de su hermana mayor. Así, el joven ha dejado atrás su cabellera rubio platino para darle la bienvenida al azul. Un auténtico cambio de look con el que ha quedado encantado y no ha dudado en presumir en sus redes sociales (con guiño incluido a la pequeña). «Las locuras de mi cuñada», asegura.

Unos divertidos planes con los que han intentando ponerle buena cara al difícil momento por el que han atravesado durante esta semana y con el que hacen hincapié en que no habrá nada ni nadie que consiga romper la familia que forman. A continuación, te dejamos las mejores imágenes del fin de semana familiar de los hermanos Flores.