Tatuajes obligatorios: la última excentricidad de Sergio Ramos y Pilar Rubio para su boda

Pilar Rubio y Sergio Ramos están a pocos días de convertirse en marido y mujer. El futbolista y la presentadora se darán el «sí, quiero» en Sevilla el próximo sábado y los preparativos de la que podría convertirse en la gran boda del año (con permiso de Belén Esteban) están dando muchísimo que hablar.

Entramos en la finca donde Pilar Rubio y Sergio Ramos celebrarán su boda

Sergio y Pilar se confirmarán como matrimonio en la Catedral de la capital hispalense bajo la atenta mirada de cerca de 500 invitados. Se prevé que la ceremonia religiosa colapse el corazón de Sevilla ya que la pasión que despierta el futbolista entre sus vecinos no conoce límites. El hecho de que Niña Pastori sea la encargada de cantar durante la misa y que entre los invitados se esperen figuras como la de Marc Anthony o Pablo Motos no hace más que sumar interés al gran día de la pareja.

Después de firmar, el matrimonio y sus invitados pondrán rumbo a la finca en la que el capitán del Real Madrid cría caballos y para que no haya ningún sobresalto la original pareja ha tenido una idea que roza el surrealismo: tatuar a sus seres queridos. El despliegue para el sábado es tal que Ramos y Rubio no descartan que haya quien trate de colarse en su fiesta y para evitarlo han adjuntado calcomanías personales e intransferibles para cada uno de los invitados. La pasión de los novios por la tinta es indudable por lo que la manera que han tenido de garantizar la seguridad de su enlace podría no ser una sorpresa para sus amigos más cercanos.

Leer más: Pilar Rubio compite con Belén Esteban por la mejor despedida de soltera

Las limitaciones de colores para las asistentes, la imposición del chaqué para ellos y la prohibición de la entrada a menores de 18 años son otras de las condiciones que ya han trascendido de la fiesta que marcará un antes y un después en la vida de Sergio y Pilar.