El último día de 2020, el DJ ha recibido una visita muy especial. Alguien que no lo ha dejado solo en ningún momento ha acudido a su domicilio para antes de dar la bienvenida al 2021.


Kiko Rivera está dispuesto a decir adiós al 2020 con la mejor actitud a pesar de haber emprendido una durísima batalla contra su madre, con la que ve muy poco posible la reconciliación, el DJ se apoya en sus seres queridos para afrontar un año que se avecina, quizás, tormentoso, pero lleno de afectos. Desde que se abrió la caja de Pandora en su relación con  Isabel Pantoja, el sevillano ha estado arropado por los suyos.

@riverakiko

En las últimas semanas, Irene Rosales ha sido su principal apoyo. Su mujer siempre ha mostrado públicamente su afecto hacia la tonadillera, pero a raíz de la tormenta familiar no ha dudado en posicionarse a favor de su marido, a quien ha defendido con uñas y dientes desde su sillón de ‘Viva la vida’, donde trabaja los fines de semana. Pero hay otras personas muy importantes que no lo han dejado de lado este año. Sus hermanos Fran y Cayetano Rivera han sido otro de los pilares fundamentales en los que se ha apoyado tras las disputas con su progenitora. Prueba de ello es la imagen que ha compartido en sus redes sociales. Kiko Rivera ha recibido la visita de su hermano Cayetano. «Brother In Black 🖤. Despedimos el año agustito @cayetanorivera pero nos falta el predicador @f.r.paquirri 🤣 #kikorivera #cayetanorivera #findeaño», dice en su cuenta de Instagram.

@riverakiko

Lo cierto es que tanto Fran Rivera como Cayetano han estado muy pendientes de Kiko Rivera desde que mostró públicamente sus diferencias con su madre. Fran, más comunicativo con los medios de comunicación, no ha dudado en explayarse a gusto sobre la artista, a quien lleva toda su vida reclamando que le devuelva las pertenencias de su padre, Paquirri. El torero considera a la artista una «mala persona» y no ha dudado en arremeter duramente contra ella. «Sé quién es esa señora perfectamente y sé el daño que ha hecho a dos niños pequeños», ha dicho. «Cuando murió mi padre yo tenía 10 años y mi hermano Cayetano tenía siete. Mi padre se murió hace treintaytantos años ya y no nos ha querido dar nunca nada. No me extraña nada».

Kiko, más arropado que nunca por sus hermanos Fran y Cayetano

El diestro no tiene pelos en la lengua a la hora de referirse a la madre de su hermano. «Quien es capaz de hacer lo que nos ha hecho a nosotros es capaz de cualquier cosa, no tiene corazón ninguno. Al final, mira, nos van a dar la razón por otros lados», zanjaba. Asimismo, he recordado que nunca le ha ocultado a su hermano Kiko todo lo que le disgusta de su madre: «Kiko sabe esto desde el primer día. Esto no es nuevo para él tampoco, lo sabe desde siempre». Con estas palabras ha dejado claro que Isabel Pantoja no es de su agrado.

© Redes sociales.

Cayetano Rivera, por su parte, se ha mostrado cauto. No ha hecho declaraciones sobre la guerra en el seno del clan Pantoja. Lo suyo son los actos. Esta mañana, con su visita a Kiko Rivera en su domicilio, ha demostrado que está al pie del cañón y que no le abandonará en tan delicado momento. Una etapa en la que se ha enfrentado a su propia madre para reclamar lo que cree que ésta le ha ocultado de la herencia de su padre, Paquirri.

El diestro ha acompañado a Kiko desde que se desató la tormenta en Cantora. Juntos los hemos visto en un sinfín de encuentros familiares a lo largo de las últimas semanas. El más destacado, quizás, sea su reciente visita a su tío Riverita, gravemente enfermo, quien hizo regalos muy personales a sus sobrinos cuando fueron a reunirse con él. Entre ellos, varios capotes con los que faenó en el pasado. En aquel reencuentro familiar Kiko no podría ocultar su emoción. «Poquito a poco poniendo todo en orden«, confesaba a sus seguidores en las redes sociales tras compartir varias imágenes de la jornada que había pasado con sus hermanos conociendo a un tío con el que apenas había tenido contacto en su vida.