Pedro Trapote se ha confesado cómo está siete meses después de enterrar a su hijo, quien murió a los 52 años en Sevilla de forma repentina.


En el mes de abril Pedro Trapote vivió el día más difícil de su vida. El empresario hizo frente a la muerte de su hijo, Pedro Trapote Jr, quien falleció a los 52 años en su casa de manera repentina. Aquejado por una bronquitis se desplazó al hospital, pero tras llegar a su casa se empezó a sentir indispuesto sin imaginarse su terrible final. Siete meses después de aquel momento, su padre ha explicado frente a las cámaras el duelo que le acompaña desde entonces. Lo ha hecho abatido, aunque con la tranquilidad y la elegancia que le caracteriza. 

Vídeo: Europa Press

Al funeral de su hijo se acercaron numerosos rostros conocidos, lo que demostró de nuevo lo querido que era el ganadero. Su familia es una piña y están tremendamente unidos, por lo que la muerte de Pedro ha sido un golpe inexplicable para ellos. Intentar reflotar tras este varapalo y es que el hijo de Trapote tenía dos hijos a los que su abuelo ha prometido apoyo siempre que pueda. «Esta situación no se puede entender. Ese mismo día habíamos hablado por teléfono como hacíamos todos los días. Es terrible», dijo en su momento el empresario de 82 años.