La presentadora está recargando las pilas y ha recordado al amor de su vida junto a unos amigos en «la cima de nuestros sueños».


Paz Padilla reaparecía la semana pasada fuerte y serena dos meses después de la muerte de su marido, Antonio Juan Vidal, y se sentaba en ‘Sábado deluxe’ para explicar cómo se encontraba y cómo se había enfrentado a la pérdida de su alma gemela. El testimonio de la humorista supuso una auténtica lección de vida, tal y como muchos espectadores aseguraron a través de la redes sociales.

Unos días después, la actriz de ‘La que se avecina’ se reincorporaba en ‘Sálvame’ con la pista y el humor que tanto caracteriza a la gaditana. Para recargar pilas, este fin de semana se ha refugiado en su familia y ha disfrutado de los últimos rayos del sol en su playa de Zahara de los Atunes. Y ha sido ahí donde ha recordado con cariño al amor de su vida.

Con un pequeño vídeo en el que aparecen seis copas, Paz Padilla y sus acompañantes brindan por la vida y en honor a Antonio Juan Vidal. «Brindamos por ti en la cima de nuestro sueño, tu también estabas«, escribe la presentadora de ‘Sálvame’. Este cotidiano gesto tiene un significado muy especial para la humorista y que no dudó en explicar durante su entrevista en el programa del sábado noche de Telecinco.

A pesar del difícil momento, Paz compartió cómo fue el momento en el que le tuvo que decir adiós a su marido, un instante al que calificó de ser «mágico» y que hay que vivir puesto que si no lo haces «nunca podrás llevarte eso contigo». «Nos dimos la mano con él y le deseamos buen viaje: Él no estaba, se fue», contó. Una vez fallecido, llamó a sus amigos y sacó una botella de Moët & Chandon para brindar. «Yo estaba feliz, eso es muy difícil que la gente lo pueda entender», explicó.

La vida continúa

Paz Padilla

A pesar de los duros golpes a los que se ha enfrentado en tan solo seis meses, Paz Padilla vuelve a la rutina y lo hace luchando por ser feliz y cargada de positividad, aunque aún sienta tristeza. Aunque está en pleno duelo y el dolor por la pérdida de su marido seguirá por mucho tiempo, cree que será capaz de sobrellevarlo. «La dosis del sufrimiento te la pones tú. Aún estando enfermo puedes ser feliz», subrayaba.

El amor es su receta para salir adelante y ha encontrado su propia fórmula para quitarse las penas: bailar. Siempre junto a su mayor apoyo, su hija Anna Ferrer y su novio, Iván. Los tres han hecho una piña y han sabido cómo salir adelante a pesar de las duras circunstancias disfrutando del verano. Paz ha vuelto por la puerta grande y lo ha hecho con todo el cariño de sus compañeros de profesión. Con la vuelta al trabajo, la actriz y humorista comienza una nueva etapa de su vida.