Paula Echevarría y Miguel Torres no están en crisis, después del romántico fin de semana que han pasado. La actriz defiende su relación con uñas y dientes, pese a que reconoce que es duro tener que vivir su amor a distancia entre Madrid y Málaga


Paula Echevarría y Miguel Torres continúa con su amor en la distancia, pero esto no hace que se resienta lo más mínimo y siempre que pueden tratan de aprovechar su tiempo libre juntos. Tanto la actriz como el futbolista no tienen reparos en recorrer la distancia que separa Málaga de Madrid para compartir tiempo juntos. Aun así, los rumores de crisis siguen acosándoles, a la vez que se producen románticas muestras de cariño en las redes sociales o se publican fotos que demuestran que entre ellos el amor no se ha resentido.

Leer más: El romántico fin de semana de Paula y Miguel

Es por ello que Paula Echevarría ha decidido coger el toro por los cuernos y defender su noviazgo, que ya ha traspasado la barrera del primer año: “Está todo fenomenal, estoy muy bien, muy sana”, explicaba la actriz, que está en promoción de la segunda entrega de ‘Los nuestros’, la serie de Telecinco que tanto éxito ha cosechado en su primera temporada.

“Está todo muy bien, fenomenal, todo fenomenal, todo genial”, insiste Paula Echevarría, que quiere elegir todos los sinónimos posibles para dejar claro como sea que entre ella y Miguel Torres no hay crisis posible, que su relación sigue fuerte y su compromiso no ha flaqueado a pesar de la distancia geográfica que les separa por cuestiones profesionales.

Paula Echevarría tiene su vida centrada en Madrid. El trabajo, la familia y los amigos están en la capital, a excepción de la familia que vive en su Asturias natal. Lo mismo le sucede a Miguel Torres en Málaga donde deberá permanecer al menos hasta final de temporada, dado que su contrato le impide que abandone la ciudad andaluza, donde debe entrenar con sus compañeros.

Pese a esta dificultad para que disfruten el uno del otro, lo cierto es que están llevando esta situación con la mejor actitud posible, aprovechando cada minuto que sus agendas le regalan para el amor. Por ahora, no hay crisis, no hay ruptura: “No es un trauma seguir con la relación a distancia. De momento, yo estoy muy bien así y él también. Las cosas llevan su ritmo. Yo tengo una niña y creo que las cosas están bien como están. No tengo nada de prisa, todos tenemos planes de futuro, pero la vida lleva su ritmo”, mantiene.