¡Hola de nuevo! Pues por fin llegó el día que ha arrancado la nueva edición de la nueva etapa del nuevo ‘Operación Triunfo’. Nuevo, nuevo, nuevo… Pero… No sé que fue lo que le pasó a RTVE o Gest Music que las producción de las galas parecían sacadas del mismísimo 2002. Recuerdo cuando fui a la rueda de prensa y los directivos del programa no querían que fuera una vuelta nostálgica y un recuerdo a Bisbal, Chenoa, Busta… Pues lo siento, pero pedís mucho. Inevitablemente la comparación y el recuerdo están ahí presentes, porque la esencia real de ‘Operación Triunfo’ son ellos.

Nada volverá a ser como antes. Ellos son ‘Operación Triunfo’. Pero… ¡Llegan nuevas generaciones!

Pero, dejando mis penas a un lado… 18 concursantes iniciales estaban repletos de emoción, ganas de subirse al escenario y… eran un manojo de nervios. La verdad es que muy bien, muy bien, no lo hicieron… pero he leído en Twitter que la primera gala de la edición de 2002 fue igual y cantaron igual de regulinchi. Y yo lo que dicen en Twitter me lo creo. Aunque… que me permitan tener mis dudas.

Los nuevos concursantes de ‘Oepración Triunfo’.

No me voy a meter en el tema de si estoy de acuerdo de los concursantes que entraron en la Academia o no… Porque sinceramente no tengo mucho criterio musical y algunos que me chirriaban los oídos pasaron directamente. Así que… Dejaré el tema para los expertos. Como es el caso del jurado, que para eso está.

Manuel Martos, Mónica Naranjo y Joe Pérez-Orive, el jurado de ‘Operación Triunfo’.

Tengo que decir que me sorprendió, para bien, el hijo de Raphael, Manuel Martos. Creo que es el más coherente de la edición y el que mejores consejos dio a los concursantes. Por parte de Mónica Naranjo, me quedé un poco sin saber hacia que lado tirar. Creo que en ‘Tu cara me suena’ me gustaba más el papel que desempeñaba y los comentarios y críticas que daba. Quizás porque eran personajes, la mayoría conocidos, y no quería meterse en ningún fregao. Aunque es Mónica Naranjo. Una diva de la canción de los últimos años. Puede decir lo que realmente le plazca sin tener que ponerse ningún filtro. Pero hacedlo con cariño, que todavía son muy niños y los hundís en cero coma. Y por último, creo que tenemos al que tiene el afán de protagonismo, una copia barata de Risto Mejide. Sí, Joe Pérez-Orive, director de marketing de Live Nation Entertainment.

¿Recordáis a Risto con su melena al viento y sus gafas negras? Pues hasta Joe tiene su mismo pelo.

Joe quiso emular a Risto Mejide. Y no lo hizo por sus comentarios despectivos ni mucho menos, sino que creo que era más que lo decía, la forma en la que lo hacía. Una actitud altiva que ha desencajonado a la audiencia y que muy rápido se ha dado cuenta del intento de imitar a Risto Mejide, que incluso se convirtió en Trending Topic durante la gala en directo. Porque me parecía solo a mi, ¿o hasta el tono de la voz era el mismo? Anonadados nos quedamos. Porque de hecho a nadie le convenció el papel que hizo Pérez-Orive, que esperemos que para la próxima semana cambie el rol.

Fue Noemí Galera, directora de la Academia, la que hace unos días nos confesó que no iba a existir esa persona del jurado borde. Incluso llegó a confirmar que ella misma había tenido una reunión con profesores y jurado para decirles que los protagonistas son los concursantes, y no ellos. Pues no es por nada, pero parece que no le han hecho mucho caso. Llamadme loca si lo veis de manera diferente.

Rosa le dio un consejo a Roberto Leal, que se «quitase cuánto antes el palito…»

También quiero destacar la actuación de Rosa López, que regresó a su casa, a su cuna, al plató que le dio la oportunidad de su vida y que le vio crecer personal y profesionalmente. Y como la estrella de la noche que era se subió al escenario a interpretar el nuevo single de su último disco, pero no antes sin dejarle un mensajito a Roberto Leal, que esa noche debutaba como presentador. Y la verdad es que estaba nervioso. Pero Rosa, querida, no hacía falta decirle delante de más de dos millones de espectadores que «cuanto antes se quitase el palito del culo mejor». No, no era necesario. Bastante manojo de nervios era él ya como para reprochárselo. A mi personalmente no me pareció que lo hiciera más. Entiendo sus nervios, ya que el foco también estaba en él. Y las comparaciones con Carlos Lozano iban a llegar tarde o temprano. Aunque digo una cosa, tampoco lo haría también en su momento Carlos Lozano porque no fue ni invitado al Reencuentro. Ahí dejo eso.

Uno de los momentos de la noche llegó con la actuación de Rosa López.

Aunque es cierto que esta semana, ‘Operación Triunfo’ ganó en cuanto a espectadores, creo que la próxima bajará notablemente. Que la santa cuota de share haga que me equivoque. Pero lo dudo. Esperaremos al lunes a ver qué pasa. Y a vosotros, ¿qué os ha parecido uno de los regresos más esperados de los últimos tiempos?