Octavi Pujades ha revelado que ha sacado a su padre, Joan, de la residencia en la que permanecía ya que así se lo ha pedido él.


Octavi Pujades y su padre de 92 años no han vivido las mejores semanas. Una rotura de fémur, una operación de cadera, ser positivo en covid…han sido varios los contratiempos a los que padre e hijo han tenido que hacer frente, sin embargo, ha vuelto a quedar claro que forman el tándem perfecto. A pesar de que el actor ingresó a su progenitor en una de las mejores residencias de la zona en la que él vive, finalmente su padre le ha pedido volver a casa. Dicho y hecho, aunque Pujades tiene algunas dudas. «Necesita un corte de pelo y un buen afeitado, y yo tengo mis dudas de que volver a casa sea la mejor opción por los cuidados que necesita y a pesar de que hoy viene el nuevo cuidador; pero es lo que él quería, y lo vamos a intentar. Bienvenido a casa, papá«, ha escrito Pujades junto a una foto con su padre.
A pesar de que Joan,  su progenitor, tiene un excelente humor, lo cierto es que su estado de salud es delicado y sus cuidados muy sacrificados. Necesita tener a una persona que duerma con él noche tras noche, cuidador que en ocasiones ha tenido que llevarle en brazos debido a su poca movilidad. Por ello, han cambiado de asistente y padre e hijo quieren probar para ver si esta vez funciona. Se muestran optimistas y todo apunta a que irán contando cómo marcha esta vez ‘el experimento’. Fue hace tan solo unas semanas cuando Pujade concedió una entrevista a esta revista, un encuentro en el que por supuesto nos habló de su padre. «Pues está bien, está mayor, está muy mayor. Aguantó muy bien todo el tema del confinamiento y la pandemia y tal. Pero claro, los años pesan. El día 28 cumple 92 y está cascado de los pulmones. Pero son una generación de hierro. Aguanta carros y carretas«; dijo.

Entonces, charlamos con él de cómo las imágenes con su padre durante el confinamiento se habían convertido en virales y es que ambos sacaron muchísimas sonrisas a los seguidores del actor. «Yo intentaba tener cierta regularidad en redes, porque creo que es importante para la gente que trabajamos en el medio. Y claro, ponía cosas de mi día a día. En aquel entonces estaba haciendo la gira de guardaespaldas y volví a mi casa para estar con mi padre, con mi chica, con mis hijos… Pero claro, empezó la pandemia y las 24 horas del día debía estar con mi padre y ya me aburría y empezamos a poner cosas de nuestro día a día. Y se me empezó a ir, no la cabeza, pero empecé a tirar de la imaginación y el humor. A la gente le gusto mucho», dijo. Ahora estos mismos que aplaudieron su humor, son los que se alegran de que Joan haya vuelto a casa junto Octavi, su ángel de la guarda.