Pablo Motos estuvo al borde de la ruina hasta en dos ocasiones en el pasado. Una confesión que el presentador dio en ‘El Hormiguero’ este miércoles.


«Quiero hablar de la frustración. ¿Os notáis más impacientes, más impulsivos, que os desanimáis enseguida? Es una sensación muy desagradable que se genera cuando hay distancia entre lo ideal y lo real, pero eso no significa que lo estéis haciendo bien. Hay muy poca distancia entre el éxito y el fracaso», comenzaba diciendo Pablo Motos en el programa de ‘El Hormiguero’ de este miércoles. Su reflexión hizo cavilar a muchísimos espectadores, entre ellos, a él mismo, quien se terminó confesando acerca de la grave situación económica a la que se ha tenido que enfrentar hasta en dos ocasiones. A pesar de que su sueldo es suculento, la ruina ha sobrevolado sobre él, sin embargo, el presentador tras mucho esfuerzo pudo evitar la bancarrota. Sincero y sin titubeos, Pablo Motos respondió a las hormigas, Trancas y Barrancas, si alguna vez había estado cerca de la ruina. «Yo, gravemente, dos veces», explicó ante el asombro de los presentes.

En ese instante, Pablo Motos relató exactamente qué le había sucedido. «Tener dinero un día y que me estuviese estafando un señor en el que yo deposité muchísima voluntad (…) En su nombre yo había firmado unos 300.000 euros y me tangó. Me perdonaron parte de la deuda porque era una cosa de publicidad que había firmado por él, como estaba todo a mi nombre me cayó la del pulpo» , dijo. Tal fue, según él, el ‘pufo’ que se vio obligado a estar un año entero con el sueldo embargado cuando trabajaba como locutor en la radio. «Finalmente, la emisora de radio me condonó la deuda, pero estuve un año sin cobrar. Hay quien dice que no se te puede quitar todo el sueldo, falso, sí que lo pueden hacer y estar un año entero viviendo de tus padres» , añadió el presentador.

La segunda vez llegó con la burbuja inmobiliaria. Después de que unos amigos aconsejaran a Pablo Motos para que invirtiera, ya que a ellos esa inversión les había reportado muchísimos beneficios, el conductor de ‘El Hormiguero’ se decidió a dar el paso. Entonces, no imaginó el final que le esperaba. «En Navidad me dijeron que casi estaban nadando en dinero y ganaban 600 euros en un día. Entonces decidí meter la pasta y a los tres o cuatro días palmé. Fue una cosa de horas ya que la empresa inmobiliaria donde empezó todo era donde tenía yo el dinero», comentó Motos.

Dos amagos de ruina que afortunadamente pudo superar. Él, por su parte, continúa al frente de ‘El Hormiguero’, talk show que es emitido desde el año 2006, por lo que desde hace más de 14 años está en antena. A pesar de las circunstancias actuales que vivimos en nuestro país, Pablo Motos y su equipo están trabajando muy duro para sacar adelante cada programa en prime time. Eso sí, sin público para no poner en riesgo ni a los espectadores ni a ninguno de los miembros de ‘El Hormiguero’.

El discurso de Pablo Motos a las empresas

Precisamente durante la pandemia Pablo Motos ha querido lanzar mensajes alentadores a las personas que tienen un negocio y que en algún momento se han podido ver ahogados por los problemas económicos. «Me gustaría hablarle a la gente que tiene que volver a abrir su negocio y que lo ve todo negro. No lo hago como presentador, sino como una persona a la que han tumbado muchas veces en la vida y se ha tenido que volver a levantar. En primer lugar, te entiendo. Entiendo que es un problema pequeño, no es un problema grande. Es normal que en tu mente te hagas preguntas como: ¿Me rindo? No te quedes ahí. No te compadezcas mucho porque es adictivo. La gente que se compadece mucho se engancha a eso y ya no sale. En este momento hay mucha gente que está en el agujero, en la misma situación que tú y que va a salir adelante y no hay ninguna razón para que tú no seas una de ellas. Sigue caminando y hazte la siguiente pregunta: ¿Qué hago ahora para salir de ésta? ¿Cuál es el primer paso? No mires el problema entero porque es muy gordo.Divide si puedes el problema en trozos manejables en los que sí que puedes hacer algo, en cosas que dependan de ti. Descubrirás que tienes una reserva de energía. ¿Qué tengo que cambiar? Da igual que sea difícil. Todo cambia», dijo en su discurso.

Pero para entender y alcanzar a comprender sus palabras Motos quiso retrotraerse a los inicios de algunos negocios tremendamente conocidos, para así que los espectadores se dieran cuenta de que lo beneficioso que podría ser para muchos reinventarse. «Coca Cola empezó siendo una industria farmacéutica», recordó. «Tiffany’s empezó como una papelería. Nokia empezó como una fábrica de papel y hubo una época en la que hacía chanclas de goma. Avon empezó siendo una empresa de venta de libros a domicilio. Todo cambia. Y si tienes que lograr un objetivo que nunca has alcanzado antes tienes que convertirte en la persona que nunca has sido antes. Nadie dice que sea fácil, pero es lo que hay. La creatividad nace de la angustia. Y como seguramente tu plan no será perfecto, la siguiente pregunta que yo me haría sería: ¿Cuáles son mis fortalezas? ¿En qué soy fuerte yo o en qué es fuerte mi negocio? ¿Qué tengo yo que no tiene el de enfrente? Porque te va a dar más dinero aprovechar tus fortalezas que intentar arreglar todos los puntos débiles que hay ahora», añadió.