Desde que se divorció de su marido y padre de su hija, hace tres años, la colaboradora está más guapa que nunca. Te contamos las claves de su transformación.


Gema López es una de las colaboradoras con mayor reputación de ‘Sálvame’. Con una amplia trayectoria profesional en televisión, la periodista es una de las caras más amables y de mayor prestigio del programa. Desde que empezó su andadura en el espacio que presenta Jorge Javier Vázquez ha logrado forjarse un lugar muy respetable en el que nadie osa cruzar las fronteras de su vida privada.

Celosa de su intimidad, en muy raras ocasiones ha hablado de aspectos como el amor, sus amigos o su familia. Sin embargo, hace tres años, sin quererlo, la noticia de su divorcio ocupaba todos los titulares. López y Antonio Pardo Sebastián, el padre de su única hija, decidían tomar caminos separados. Como es lógico, su separación era un asunto de enorme interés para la audiencia del programa pero, a diferencia de sus compañeros, procuró mantener su intimidad al margen de las cámaras de televisión.

Gema López, colaboradora e ‘influencer’

De su exmarido se sabe que era el director y productor de Conga Producciones, una empresa que creó en el año 2004 junto a la colaboradora. Tras la ruptura, Antonio, con gran experiencia en el mundo audiovisual, ha trabajado en muy diversos entornos: ha ejercido de actor, ha colaborado como profesor o director de fotografía. Gema, por su parte, se ha mantenido como uno de los pilares de ‘Sálvame’. A raíz del divorcio también ha desarrollado cada vez más más (y cada vez con más atino) su faceta como ‘instagrammer’. En la actualidad la siguen 317.000 seguidores y, aunque esa cifra no la convierte aún en una súper ‘influencer’, es una de las prescriptoras favoritas de numerosas marcas que confían en ella para promocionar sus productos o servicios. Así, ha logrado dar un pequeño pero importante giro en su carrera. Y, más allá de su labor en la pequeña pantalla, también se exhibe como una figura de gran relevancia en el valiosísimo escaparate de Instagram.

GTRES

Pero a Gema no solo le han cambiado las cosas en lo referente a sus fuentes de ingresos. Bien es cierto que desde que está de nuevo soltera ha sabido aprovechar las oportunidades que brindan las redes sociales. También ha sacado partido a su agradecido aspecto físico y, gracias a algunos retoques muy bien realizados, ha logrado transformar su imagen. Un poco de ácido hialurónico aquí y unos poquitos pinchazos de bótox allá. La verdad es que poca ayuda le ha faltado para estilizar su ya de por sí bonito rostro.

A sus 49 años, Gema López está más guapa que nunca. Mucho más que cuando ejercía de pizpireta redactora en el programa ‘Con T de tarde’, de Terelu Campos, donde acuñó el término ‘Madame Chabacane’ para referirse a la que entonces ocupaba todas las portadas del corazón y, casualidades de la vida, acabaría siendo su compañera de trabajo: Belén Esteban. 

GTRES

En resumen, no cabe duda de que la colaboradora ha evolucionado, y mucho, a raíz de su separación. A la vista está que luce más radiante, más juvenil, más esbelta. Amén de los nuevos aires de modernidad que lleva consigo ser un personaje de moda en Instagram. Renovarse o morir, dicen. Pues en estos últimos tres años ella lo ha hecho sobradamente bien. Y con nota, además. ¡Nos encanta la nueva Gema López!