Nagore Robles arrastra un problema de salud que le tiene «enfadada con el mundo» y le hace perder la paciencia con su padre. Está aprendiendo a comunicarse con él, a pesar de que es algo complicado


Nagore Robles no está bien y está pasando por sus horas más bajas, como así ha querido compartir con sus seguidores a través de una sincera publicación en la que se desahoga sobre el mal momento por el que atraviesa. La ahora también presentadora ha querido poner sobre la mesa los problemas de salud que arrastra desde hace algún tiempo y que le impide hacer tareas rutinarias que antes sustentaban su vida, como puede ser el deporte, lo que está teniendo consecuencias nefastas en su relación con su padre, ya complicada de por sí. Pero, además de problemas de salud, de estar pasando por complicados instantes personales, también ha querido compartir cómo está la relación con su padre y cómo ha compartido con su familia el duro diagnóstico con resultado inesperado que la ha sumido en un proceso de tristeza profunda.

“Ya sabéis que en los trenes me pongo intensa. Esta semana me emocionaba en ‘Sobreviviré’ hablando de la relación que tengo con mi padre”, comienza a relatar Nagore Robles, sin querer entrar en detalles en su “historia familiar”, pero dispuesta a compartir “algo que me ha ocurrido estos días”. Se trata de la visita que realizó a su padre tras recibir el diagnóstico que esperaba desde hacía días: “Fui a visitarle bastante embajonada por los resultados de la resonancia que llevaba días esperando. Le digo que mi rodilla tiene una complicación con la que aún no contábamos. Su primera respuesta fue ‘pues ‘chavala, eso es una avería bien gorda’”.

Después, Nagore Robles recuerda cómo expresaba su padre la preocupación por ella al verla con dificultades para andar con soltura: “Él estaba preocupado, llevaba días viéndome cojear mientras yo intentaba disimular el dolor al andar, pero su forma de transmitirlo fue aquella. Por supuesto, su respuesta no es lo que quería escuchar, pero él no sabía cuál era mi necesidad. Nadie sabe cuál es nuestra necesidad, a veces ni yo misma me entiendo”, continúa detallando la novia de Sandra Barneda a sus fans, explicando la infinidad de veces que su padre le habla del menú que van a comer esos días que compartirían juntos, preguntándole qué quiere comer y preocupándose por hacer todo lo posible para que su niña no tenga que pensar en nada más que en descansar y recuperar la salud. Algo que finalmente terminó por encender los nervios de la colaboradora de televisión, haciéndola estallar.

Nagore Robles
Telecinco

“Yo me había levantado con menos paciencia de la habitual, estaba enfadada con el mundo, llevaba sin hacer ejercicio un mes y medio y para una deportista como yo, eso era una faena enorme. Parece que el destino me tenía preparado una parada, precisamente cuando más quería correr”, explica Nagore Robles, que trata de encontrar un vínculo que le acerque a su padre y que no le haga perder la paciencia con tanta facilidad: “Estoy aprendiendo a comunicarme con él y, sobre todo, a aceptarle. No es fácil, pero aún estoy a tiempo de crear nuevos recuerdos juntos”, sentencia.