"Es complicado de entender, pero para mí ha sido una noche bonita", ha manifestado el colaborador totalmente roto en lágrimas en 'Sálvame'.


Ha muerto el padre de Gustavo González a los 93 años durante la madrugada de este viernes. El colaborador, que horas más tarde no faltaba a su puesto de trabajo, se mostraba muy afectado durante su intervención en ‘Sálvame’. «Esta noche tuve el place de acompañar a mi padre en el último tramo de su vida. A las 5.30 de la madrugada agarrado de mi mano, se fue. Me dejó tranquilo que se fuera sin sufrimiento», ha contado.

Instagram

El paparazzi ha comenzado asegurando que no quería tratar el tema de forma pública, pero que lo hacía después de que algunos compañeros le hubiesen llamado tras enterarse de la noticia. «Acompañar a los seres queridos es una lección de vida. De verdad, he intentado aguantar el tipo», ha asegurado con los ojos vidriosos e intentando contener las lágrimas en un principio. Asimismo subrayaba que había recibido un mensaje de Paz Padilla hacia las 2 de la madrugada que fue «revelador»: «Me ayudó también».

Vídeo: Europa Press

Gustavo González ha recordado a su progenitor como una persona «severa», pero también a un «trabajador nato». «Él tenía un padre alcohólico y con ocho años ya tuvo que trabajar. Fue un hombre que se perdió su infancia y también disfrutar de la infancia de sus hijos, pero no de sus nietos. Ha sido un abuelo maravilloso, pero también un buen padre. Yo vengo de una familia muy humilde, tengo nueve hermanos y mi padre trabajó de sol a sol. No pudo disfrutar de sus hijos como padre. No tengo nada que reprocharle y así se lo he dicho».

Instagram

«Buen viaje»

Durante los últimos años su progenitor había acusado un deterioro cognitivo bastante avanzado, tal y como ha recordado. «Afortunadamente nos dieron la opción a los hijos de poder despedirnos de él y yo elegí estar con él. Para mí fue muy bonito». El colaborador también ha compartido la triste noticia con sus seguidores en redes a través de este sentido mensaje. «Queridísimo papi, mi gordito. Fue bonito acompañarte en este último tramo. Te fuiste tranquilo, sereno, sin sufrimiento. Mi queridísimo hermano Jose, tu hijo, nos ayudó. Ojalá estés con él y con mami. Buen viaje y que la tierra te sea leve. Os quiero eternamente», ha publicado.

A pesar del duro golpe, Gustavo ha querido seguir al pie del cañón trabajando este viernes en ‘Sálvame’: «Vengo sin dormir un segundo, le acompañé al tanatorio y si no hubiese trascendido, no hubiese dicho nada, pero me han llamado compañeros, me ha llamado gente de prensa. Lo único que puedo decir es que para mí acompañar a mi padre, en este caso, en un momento así es gratificante, de verdad. Es complicado de entender, pero para mí ha sido una noche bonita», ha manifestado totalmente roto en lágrimas. Recalcaba que «ojalá exista algo y esté mamá allí esperándote, al igual que su hijo».