La millonaria familia Reyzábal, de la que forma parte la cantante, está de luto. Una de sus herederas ha perdido la vida en un accidente en canoa.


Día triste para el entorno de la cantante Barei. Una familiar suya ha perdido la vida en un trágico accidente. El pasado 3 de julio, una niña de 14 años perdía la vida en el río Cares, a la altura de Trescares, en el municipio asturiano de Peñamellera Alta, tras sufrir un vuelco con la canoa en la que realizaba una excursión fluvial. La joven, que era madrileña, participaba en una actividad fluvial junto a sus compañeros de campamento de verano en la localidad cántabra de Comillas. Ésta había programado diversas actividades de aventura a lo largo del día, según ha informado la Guardia Civil. La canoa de dos plazas en la que viajaban la joven fallecida junto a otra miembro del grupo volcó al llegar a una zona de rocas y rápidos. Tras el vuelco ambas salieron despedidas y quedaron sumergidas en el agua, pero solo una de ellas salió a flote.

La búsqueda que realizaron los monitores no dio con el cuerpo de la adolescente, que finalmente fue encontrado sin vida por el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil. Su cuerpo fue hallado en una poza de difícil acceso. Poco después tuvo que ser trasladado con la ayuda del Grupo Rescate e Intervención en Montaña (GREIM), ya que se encontraba parcialmente sumergido entre unas rocas. Esto hacía muy difícil sacarlo a la superficie. Además, la zona en la que la joven quedó atrapada discurre entre la montaña y una pared vertical de unos 50 metros.

Una triste pérdida en el clan Reyzábal, la familia paterna de Barei

Fue después de trasladar el cuerpo de la joven al médico forense, y al Instituto de Medicina Legal de Oviedo, se supo que es miembro del clan Reyzábal, una de las familias más ricas de nuestro país… y con la que está emparentada Barei.

La cantante, cuyo nombre de pila es Bárbara Reyzábal González-Aller, es hija de Teresa González-Aller Monterde y Fortunato Reyzábal Larrouy. Éste era uno de los siete hijos de Julián Reyzábal Delgado, el patriarca de la saga propietaria de los principales edificios de nuestro país y exdueños de inmbuebles como el cine Callao o el Palacio de la Prensa de Madrid. Su familia también ha sido propietaria del emblemático edificio Windsor de Madrid -que ardió en llamas hace 15 años y cuyo solar se vendió por 500 millones de euros-, además de la Torre Picasso. Asimismo han sido dueños de infinidad de salas de cine, productoras cinematográficas, discotecas, laboratorios de cosméticos y empresas inmobiliarias.

Barei perdió a su padre como consecuencia de un infarto poco después de su nacimiento, en 1983, pero sus tíos y primos siguen formando parte de un entramado de empresas tradicionalmente ligadas al sector del cine y en especial al ladrillo. Son dueños de un imperio inmobiliario que se ha hecho con los principales edificios residenciales, oficinas, suelos y locales comerciales de nuestra geografía.

El abuelo de la joven fallecida era tío de la cantante

La niña fallecida era nieta del fallecido Eduardo Reyzábal Larrouy, el cuarto de los siete hijos del patriarca Julián -fallecido en 1978 con 76 años-, y hermano del padre de Barei. Tras su triste pérdida esta multimillonaria familia se queda sin una de sus herederas. Y la cantante se queda sin una de sus sobrinas segundas.

Barei saltó a la fama en 2016 al representar a España en Eurovisión con la canción ‘Say Yay!’. Antes de su actuación en el conocido festival de la canción había ganado el Festival de Benidorm. Llevaba 16 años trabajando como compositora para numerosos artistas españoles, como Malú o Edurne. Incluso había actuado como telonera del mismísimo Lenny Kravitz. En el año 2018 se convirtió en madre primeriza tras dar a luz a India y León, sus mellizos.