Tres días después de que Rocío Flores estallara en directo en defensa de su familia, el colaborador ha desvelado la razón por la que no ha dejado su sillón en televisión.


Antonio David Flores ha explicado las razones por las que no ha dejado ‘Sálvame’ y el motivo por el que no abandonó el plató el pasado viernes cuando su hija, Rocío Flores, intervino en directo para defender a su familia. 

El pasado 18 de septiembre, la hija del colaborador entraba en directo para pedir que terceras personas dejen de hacer comentarios sobre su familia. En las últimas semanas ha estallado la guerra entre su padre y el clan Campos, en especial con Carmen Borrego, quien ha hecho unas polémicas declaraciones sobre el distanciamiento de Rocío con su madre, Rocío Carrasco. Sus comentarios han generado una tormenta que ha afectado de manera notable a los miembros del hogar Flores Moreno. La joven, entre lágrimas, suplicaba que todo esto pare de una vez. «Basta ya de hacer daño de forma gratuito e intentar romper una familia que lleva veinte años. Dos personas luchando mano a mano con situaciones más duras y más difíciles, agarraditos de la mano luchando por un mismo objetivo que son sus hijos», decía. Y recordaba que el malagueño y su mujer, Olga Moreno, «llevan veinte años juntos» y que entre ellos no ha habido terceras personas. «Si todo esto fuese cierto habría salido mucho antes. Que no me cuenten películas, que no me cuenten historias. Todo el mundo sabe cómo funciona esto».

Rocío Flores sale en defensa de los suyos: «Basta ya de intentar romper una familia»

© Telecinco

«Que yo esté en mi casa y tenga que ver a Olga destrozada y tenga que ver a mi padre que viene con el alma partida. No estoy dispuesta a que mi familia se rompa. No se lo merecen. La que me duele es la que está allá arriba en mi casa porque es la que me ha criado, le pese a quien le pese y le duela a quien le duela», añadía. «Gracias a ellos dos tengo los valores que tengo. No estoy dispuesta a que intenten hacer daño a mi familia de forma gratuita, no se lo merecen», reiteraba. Y se preguntaba: ¿Tener que estar escuchando que tienen un matrimonio de conveniencia? El amor, el respeto y el cariño que se tiene esta pareja no hay dinero en el mundo que lo compre. No todo es dinero, no todo vale por dinero. Basta ya de intentar romper una familia. No estoy dispuesta». 

Rocío daba así un golpe sobre la mesa y dejaba clara su intención de frenar las habladurías. «Ya está bien, de verdad, de intentar destruir una familia. Son dos semanas y pico. Tengo dos hermanos pequeños que van al colegio y se relacionan con gente, que tengan que estar aguantando las tonterías que están aguantando. Hay ciertos límites y no todo vale». Y destacaba que no desea que su hermana Lola pase por lo mismo que a ella le tocó vivir en su infancia. «No me da la gana de que mi hermana pequeña de ocho añitos se críe en una familia desestructurada como en la que me he criado yo. Eso no se lo deseo ni a mi peor enemigo y que acaben como el Rosario de la Aurora. Muchos años de lucha, todos juntitos, y hemos salido para adelante», recordaba.

Mientras Rocío hacía este inesperado alegato a favor de su padre en ‘Sálvame’, éste abandonaba el plató, muy afectado y roto en llanto. La escena llegó incluso a adquirir tintes dramáticos cuando Mila Ximénez, compañera y amiga de Antonio David, corría detrás de él para suplicarle que no dejara el programa.

«No vamos a conseguir que las ratas ganen»

© Telecinco

Después de un fin de semana en casa, alejado de los focos, y del disgusto que se llevó en pleno directo al ver a su hija rota, el colaborador ha confesado que «fue un momento difícil para mí, pero tuve gente que me quiere, me apoya y que consiguieron que mi cabeza hiciese clic y estamos ahí de nuevoNo vamos a conseguir que las ratas ganen, las ratas a las cloacas”.

También ha detallado qué le ha hecho continuar en su puesto de trabajo. Días atrás había admitido que se había planteado dejar ‘Sálvame’ ante su crisis con Olga Moreno. Los testimonios de mujeres que aseguran haber tenido relaciones con él han pasado factura a la pareja. «Olga lo está pasando mal, está sufriendo», ha confesado. «Me ha pedido en varias ocasiones que me levante y que me vaya cuando se hable de chicas».

«Mi hija ha tenido que entrar en directo y esta es una situación que a mí no me compensa», ha señalado este lunes en ‘Sálvame’. A continuación, subrayaba que no abandonó el set porque «Jorge Javier Vázquez me pide por favor que espere: ‘No me hagas que vaya detrás tuya porque esto está feo. Yo me quedo ahí… Seguidamente viene Mila, que viene corriendo, que viene fatigada y verla así me rompe. No veo la necesidad de que se pegara esa carrera y de que llegara angustiada», ha relatado. «¿Dónde está el paripé? Lo que hice fue una reacción absolutamente natural. No podía más», concluía.

Al ex Guardia Civil le ha sentado bien que hayan pasado dos días alejado de los focos para calmarse y reflexionar. «Todo está perfecto y sin problema ninguno. Me ha sentado muy bien estar el domingo en casa», concluía. El apoyo de sus compañeros y el afecto incondicional de sus familiares lo han animado a continuar. Hay Antonio David para rato.