La colaboradora ha recordado que el divorcio de la hija de María Teresa Campos fue complicado. «Se comentaban cosas que perjudicaban muy gravemente la imagen de Carmen».


Carmen Borrego se separó de su primer marido, Francisco Almoguera, hace más de 20 años. Sin embargo, los detalles de su difícil divorcio con el padre de sus dos hijos ocupa de nuevo los titulares. Mucho tiene que ver en ello Antonio David Flores, quien lanzaba dos importantes cuestiones sobre su vida: «¡Que hable de su separación! ¡Que hable de por qué le dieron al padre la custodia de sus hijos! ¡Que hable de su hermano el de Málaga!», lanzaba días atrás en ‘Sálvame’.

Las palabras del malagueño han provocado que todas las miradas se hayan fijado en la colaboradora de ‘Viva la vida’. Ante la presión mediática, a Carmen y a Terelu no les ha quedado más remedio que hablar sobre su hermano. Un hermano que «no es secreto, sino anónimo». Que nació de una relación anterior del que fuera marido deMaría Teresa Campos, José María Borrego Doblas. Que vive de manera tranquila y alejada de los focos en su Málaga natal. Y que lleva toda si vida siendo un perfecto desconocido por expreso deseo.

«Quiero zanjar el tema. Tenemos un hermano que ha podido permanecer en el anonimato como así ha querido porque sus padres no son públicos. Si una persona que no se ha aprovechado de tener a dos hermanas conocidas para nada, ni para vivir mejor, ni para lucrarse, tiene todo el derecho y le ampara la ley para seguir en el anonimato. Espero que lo respeten mis compañeros. Pido y ruego que se respete la privacidad. He respetado la decisión de mi hermano porque está en su derecho», explicaba Terelu el pasado fin de semana en ‘Viva la vida’.

Mila, sobre el el divorcio de Carmen Borrego: «En esa época se comentaban cosas muy delicadas de él»

© Telecinco

Una vez que las hermanas han confirmado la existencia de su hermano, de cuya vida poco había trascendido, el foco ha quedado puesto sobre otra de las peticiones de Antonio David: su separación. Carmen Borrego se casó con su primer marido con apenas 23 años. Después de seis años casados y dos hijos en común se separaron. Corría el año 1996. Entonces Carmen Borrego trabajaba detrás de las cámaras, así que aunque se la conocía por ser hija de María Teresa, no se había convertido aún en un personaje televisivo.

«En ese momento ningún periodista estaba pendiente de la separación de Carmen Borrego porque ella era la directora de un programa. En esa época se comentaban cosas muy delicadas por parte de él», ha contado Mila Ximénez este martes en ‘Sálvame’. «Las Campos hablaban pestes de él. En aquel momento María Teresa tenía un poder extraordinario». En los 90, la malagueña era unas de las presentadoras líderes de audiencia en la pequeña pantalla. Según el testimonio de Mila, María Teresa contaba con todos los medios y los contactos suficientes para apoyar judicialmente a su hija, pero al exmarido de Carmen nada lo detuvo en su batalla en los juzgados. «Fue una guerra encarnizada», ha recordado la colaboradora.

«Se comentaban cosas que perjudicaban muy gravemente la imagen de Carmen»

© Telecinco

Mila Ximénez ha manifestado que «se comentaban cosas que perjudicaban muy gravemente la imagen de Carmen. Pero como María Teresa manejaba el cotarro el silencio era absoluto. El silencio era absolutamente impuesto por Teresa: ‘De aquí no quiero que se hable ni en privado ni en público». Tras su separación, Carmen Borrego se enfrentó durante años a su ex. En 1998, éste interpuso una demanda para conseguir la custodia de sus hijos. Según ha revelado ‘Sálvame’, que ha tenido acceso a la documentación judicial, Almoguera interpuso una demanda de divorcio en la que acusaba a Carmen de abandono del hogar y presentó unos documentos que la cuestionaban como madre. En la sentencia de divorcio se otorgó la custodia de los hijos al padre. La decisión de la juez supuso un duro golpe para ella. Tras años de enfrentamientos en los juzgados, Carmen consiguió una victoria logrando la custodia compartida con una serie de condiciones y requisitos. A partir de ese momento los hijos pasaron a estar tres meses con cada uno de sus padres.

En su momento su calvario permaneció al margen de los medios, pero Carmen ha hablado en numerosas ocasiones sobre el dolor que le ocasionó su divorcio. «Yo lo pasé muy mal. Aguanté mucho hasta que dije ‘hasta aquí’. Ha habido muchos juicios. Yo eso lo arrastraré toda mi vida, no lo voy a superar nunca», ha reconocido. «Yo siempre he dicho que el único error que cometí fue casarme muy joven. Sin embargo, de esa boda tengo lo más importante de mi vida que son mis hijos y eso siempre va a estar por encima de todo. Por encima incluso de no haber superado ciertas cosas», señalaba en 2018 al recordar lo que vivió.