El divorcio del humorista ha vuelto a reaviviar el enfrentamiento que mantiene desde hace años con su suegra, Carmen Escámez.


El viernes pasado saltaba la noticia: «Miki Nadal, condenado por vejaciones a su mujer». Era el portal ‘El Cierre Digital’ quien ofrecía todos los detalles de lo ocurrido e informaba de que el humorista había sido condenado por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer Número 4 de Madrid a realizar trabajos en beneficio de la Comunidad por un delito leve de vejaciones sobre su todavía esposa, Carola Escámez. La pareja está viviendo un complicado proceso de divorcio que no ha hecho más que agravarse tras la última condena; recurrida, por cierto, por el humorista.

Pues bien, fruto o no del revuelo mediático y de la delicada situación sentimental que atraviesa Nadal, lo cierto es que él aún no se ha pronunciado ni ha aparecido en su programa, ‘Zapeando‘. Cada sobremesa, el maño se asoma desde La Sexta al hogar de miles de personas, pero desde el pasado jueves no hay rastro de él.

Su ausencia ya ha sido tenida en cuenta por algunos seguidores del programa, pero también por su suegra, Carmen Escámez, con la que Miki nunca ha tenido una buena relación. «Qué gracioso estaba hoy en Zapeando Miki Nadal… Ay, no… que ya no está en la tele«, comentaba la suegra del humorista en sus redes sociales junto a la imagen de un perrito que no dejaba de reírse.

Este comentario se une a otros lanzados por Carmen en las últimas horas y que hacen referencia al proceso de divorcio que mantienen el cómico y su hija Carola. Hay que recordar que en 2018 Escámez puso una demanda a Miki y a su hija por negarle su derecho a ver a su nieta, la pequeña Carmela, de cuatro años.