La muerte de José Sámano este pasado fin de semana ha invadido de tristeza al mundo de la comunicación ya que era uno de los productores más reconocidos. Perdía la vida a sus 76 años de los cuales 20 los compartió junto a Mercedes Milá. Para la presentadora fue el gran amor de su vida y durante el entierro se la ha visto muy afectada. No es para menos ya que Sámano marcó su vida por completo.

15Adiós a José Sámano

El productor de cine, teatro y televisión falleció este pasado fin de semana a los 76 años y dejó parcialmente huérfano al mundo de la interpretación. Sin embargo, hay una persona que ha acusado mucho esta pérdida.

14Una gran pérdida para Mercedes Milá

La periodista fue una de las personas más importantes en la vida de José Sámano porque compartieron veinte años y disfrutaron de un amor pasional que les hizo muy felices durante un largo tiempo. Por eso, no dudó en estar presente en el entierro del productor.

13Devastada

Mercedes Milá se mostró así de cabizbaja, seria y pensativa durante el último adiós al que fue gran amor de su vida. Nunca antes había amado ni tampoco ha vuelto a hacerlo como al lado de Sámano.

12Dos décadas juntos

Y es que veinte años dan para mucho. El cántabro era un hombre afable y que caía bien a casi todo el mundo. A Mercedes le conquistó su personalidad, carisma y lo culto e inteligente que era. Separaron sus caminos pero sin una mala palabra y su relación no era fluida y frecuente pero ni mucho menos era mala.

11Otro varapalo

No hace ni dos meses que Mercedes Milá recibía otra trágica noticia, el fallecimiento de su madre, Mercedes Mencos, con quien residía en Barcelona hasta el último momento. Fueron momentos duros y ahora que empezaba a asomar la cabeza le ha venido la pérdida de Sámano.

10Carlos Castillo, el otro gran amor de Mercedes Milá

Este elegante empresario, dueño de dos tiendas de ropa masculina, sanó el corazón de Mercedes Milá tras su ruptura con José Sámano. Se enamoró perdidamente de él y le entregó las llaves de su felicidad, una decisión que a la postre acabaría siendo malísima para sus intereses.

9Una vitamina convertida en veneno

Carlos Castillo tenía 16 años menos que la comunicadora y lo que en un primer momento fue vitamina e ilusión acabó convertido en la química más venenosa. Tras cuatro años viviendo juntos él decidió romper la relación de manera repentina alegando que su romance no iba a ningún lado.

8El hundimiento de Milá

Fue un mazazo para la barcelonesa, que vio cómo se iba al traste la ilusión que le había devuelto Castillo. Sus caminos iban por separado y ella no había sabido detectar que él no estaba tan enamorado como ella.

7«No podía levantarme de la cama»

Mercedes se metió en la cama y no quería salir: «Fue una historia de amor rota. Me separé, me enamoré de un chico muy joven y viví con él cuatro años. Cuando se fue yo había cumplido 50 años y entré en barrena». Corría el año 2004.

6Un alma herida

La traumática ruptura con Carlos Castillo dejó herido de muerte el corazón de la periodista, que desde entonces no ha vuelto a tener la necesidad de enamorarse ni de compartir su vida con nadie.

5El trabajo como bálsamo

Mercedes Milá se centró entonces en su faceta laboral, en presentar, escribir libros y comunicar, que es lo que mejor sabe hacer. Que se lo digan a los fans de ‘Gran Hermano’.

4Scott, su gran amor

Su perrito ha sido y es durante estos años el mejor amigo de Mercedes Milá. Son inseparables y ella presume mucho de su mascota en Instagram. Hacen una ‘pareja’ ideal.

3Protagonista de su nuevo proyecto

De hecho, el pequeño canino va a tener un rol activo en el nuevo programa de entrevistas que Mercedes Milá conduce y que cuenta con la participación de su perrito.

2«He amado y me han amado mucho»

Dos son los hombres que han marcado la vida de Mercedes Milá, que aunque no tenga pareja no tiene problemas en reconocer que ha tenido el privilegio y el lujo de haber amado y de haber sido amada.

1‘Gran Hermano’ y el estrellato de Mercedes Milá

En nuestro país, pensar en Mercedes Milá es hacerlo en esa presentadora que revolucionó la televisión por su manera de interactuar con público, concursantes e invitados. ‘Gran Hermano’ llevó su sello durante quince años (2000-2015).