El viaje de Meghan y Harry en el otro continente está siendo de lo más jugoso en cuanto a noticias. Y no solo porque nos enteráramos durante el mismo de que Meghan Markle estaba esperando su primer hijo. O porque la duquesa de Sussex tuviera que ser evacuada de emergencia durante un acto. Todavía hay más. Ahora, han sufrido un terrible susto durante su último vuelo en el aeropuerto de Sydney. 

[Leer más: Meghan Markle, evacuada de un acto público por riesgo de seguridad]

El avión de Meghan y Harry tuvo que abortar su aterrizaje desde el aeropuerto de Sydney

El avión en el que iban a bordo los duques de Sussex y otras cien personas más se vio obligado a abortar el aterrizaje segundos antes del aterrizaje porque otro avión estaba en la pista. El piloto encargado de llevar el vuelo chárter de Qantas, un Boeing 737, explicó que otro avión en la pista iba muy ‘lento durante el rodaje’ y los dos aviones estaban demasiado cerca. «Había un avión en la pista que tardó un poco en rodar, desafortunadamente no había despejado la pista. Estábamos demasiado cerca, así que se tomó la decisión de abortar el aterrizaje. Era lo que llamamos un enfoque perdido», fueron las palabras del Capitán Rosser. 

Meghan también tuvo que ser evacuada de un acto público

Por lo que todo quedó en un susto, para lo que podía haber pasado. Ahora, Meghan Markle tendrá que descansar tras el último susto. Para después seguir con los compromisos que le quedan hasta el próximo 31 de octubre, día que termina este periplo. Después del viaje, Meghan se tomará unos días de descanso debido a su embarazo. De hecho, ya ha tenido que cancelar su aparición en algunos actos debido al cansancio acumulado durante estos días.