Marta Peñate ha hablado del duro episodio de su vida en la que tuvo que ser operada de un tumor por el que perdió un riñón y cómo afecta esto a su día a día. Las secuelas no son solo físicas, sino también conductuales y es que ella escuda su actitud en este duro capítulo de su vida


Marta Peñate se ha posicionado como uno de los fenómenos televisivos más combativos de los últimos años y es que su regreso a la actualidad ha venido cargado de polémicas. Tras dar caña en ‘Gran Hermano’, quiso poner a prueba su relación de 13 años con Lester en ‘La isla de las tentaciones’, pero con tan solo dos días se percató de que lo suyo no funcionaba y se dejó llevar por la tentación. Después todo es un barullo de gritos, peleas, enfrentamientos por doquier, su paso por ‘La casa fuerte’ y numerosos retoques estéticos que han dado un giro radical a su físico. Eso sí, Marta Peñate no siempre quiere mostrar su lado más guerrero y polémico al público y es que también quiere hacer ver que su vida no ha sido sencilla, confesando uno de los capítulos de su infancia que han marcado su existencia hasta el día de hoy, como fue el tumor que le detectaron y por el que cuenta tan solo con un riñón.

Ha sido a través de su canal en ‘Mtmad donde ha confesado los peores momentos de su vida, aquellos capítulos que le han marcado y que contextualizan cómo es en la actualidad. Una forma de acercarse a sus seguidores, además de hacerles entender que si es considerada como la mala de todas las películas es por un motivo. O por muchos. Entre ellos está que con tan solo 7 días de vida, Marta Peñate tuvo que ser intervenida quirúrgicamente para extirparle un riñón ante la presencia de un tumor: “Mi vida es normal a excepción de no tomar mucha sal y tener cuidado con ciertas cosas, pero creo que mi familia lo pasó tan mal en ese momento que por eso soy un poco más consentida y egocéntrica, y quizá por eso me encanta llamar la atención, no lo voy a negar”, se sincera la concursante de realities, que vuelve a gozar de una polémica popularidad de la que parece estar encantada.

Foto: MtMad

Marta Peñate recorre su vida desde su nacimiento, marcado por el tumor en el riñón, hasta la actualidad. Hace paradas en su infancia, la cual recuerda como “muy feliz”, aunque en la adolescencia comenzó a experimentar los primeros problemas, al ser una “chica rebelde” a la que no le gustaba estudiar y que no rendía en clase. Esto le hizo que fuese internada en un centro en Madrid, donde se fue “porque la cosa no fluyó”, aunque confiesa que este internado le sirvió para darse cuenta de que “no lo estaba haciendo bien en la vida”.

El amor, su otra fuente inagotable de problemas

Marta Peñate ha vivido intensamente el amor desde su juventud, pero lo cierto es que tiene un serio problema, dado que no es capaz de recordar los buenos momentos vividos con sus parejas, pero sí siente aún en su cuerpo cómo se enciende la llama de la rabia al recordar los capítulos más dolorosos. Los hombres le han marcado en su vida, pero no ha sido para bien. Así lo cuenta ella: “De los 17 a los 19 estuve con mi primer novio y fatal, pero en la ruptura lo pasé peor. Que le voy a hacer si soy gafe en el amor, no elijo bien a los hombres”, se flagela la joven, que dice sufrir en el amor, pero más aún en el desamor.

Telecinco

Algo que parece que se repitió después con Lester, su segundo gran amor, con el que duró 13 años y terminó como todos pudimos ver, en ‘La isla de las tentaciones’, siéndose infieles el uno al otro en la primera semana. Eso sí, Marta Peñate quiere dejar claro que, a pesar de lo que dice su ya exnovio, ella jamás le fue infiel en las primeras etapas de su relación, aunque no pueda negar la que marcó su final. “Estuvimos de ‘follamigos’ y no es que yo le fuera infiel, es que él nunca me pidió salir y yo soy de las que esperan que se lo pidan, así que se enteró de que yo seguía liándome con otros chicos, pero es que no éramos novios. Esos son los cuernos de los que él va hablando, pero nunca tuvimos la conversación de si lo nuestro era algo estable. Tampoco voy a decir que aquello estuviera bien, pero no era su novia. Después lo arreglamos y empecé como su novia. Ahí sí fui fiel”, hasta que ‘La isla de las tentaciones’ les pusiera a prueba y no lograran superar la primera hoguera sin caer en la tentación y en la traición.