En sus redes, la colaboradora promociona unas mallas «anticelulíticos», ajena a las denuncias que FACUA ha puesto a Sofía Suescun, Sandra Pica y Rocío Camacho por promocionar las mismas prendas.


La labor de muchos rostros conocidos en las redes sociales les hace generar importantes ingresos extra con los que mejorar su calidad de vida. Para muchos famosos, explotar su faceta como ‘influencers’ les reporta jugosos beneficios económicos. Pero a veces también les supone considerables quebraderos de cabeza. Basta recordar la reciente polémica de Belén Esteban y la polémica promoción de joyas que casi le cuesta su amistad con Anabel Pantoja. Ahora es Marta López la que podría meterse en un buen lío por culpa de unos artículos que promociona en su cuenta de Instagram.

Y es que la colaboradora de ‘Sálvame’ ha anunciado a través de stories unos leggings con «capacidades especiales» para combatir la celulitis. De los supuestos beneficios de estos leggins ya han hablado en sus respectivas redes Sofía Suescun, Sandra Pica y Rocío Camacho. Las exconcursantes de ‘realites’ de Telecinco y la ‘influencer’ aplauden las virtudes de esta prenda, que han presentado ante sus seguidores como «adelgazantes», como «leggins para luchar contra la celulitis todo el día» o que «sirven para esculpir su silueta». Incluso han descrito que «la estructura del tejido ayuda a combatir» la grasa acumulada en muslos, glúteos y caderas.

La novia de Kiko Jiménez ha explicado a sus ‘followers’ que estos leggins «son anticelulíticos, drenan y son comodísimos». Pica ha defendido que las mallas son eficaces para «eliminar la retención de líquidos y la celulitis tres veces más rápido de lo normal». Y Camacho ha apuntado que hacen un «efecto drenante» y que ponérselas logra los mismos resultados que si se sigue un «tratamiento anticelulítico».

Por todo ello, Facua – Consumidores en Acción ha denunciado a Suescun, a Pica y a Camacho por hacer «publicidad ilícita». También ha denunciado a la marca por no «identificar el nombre de la empresa vendedora ni aportar ninguna clase de dirección física, número de registro o de identificación fiscal». Unas medidas que no han achantado en absoluto a Marta López. Ajena a las reclamaciones de Facua, la colaboradora se ha lanzado de lleno a la promoción de estos «milagrosos» leggins en Instagram.

Redes sociales

No es la primera vez que la sombra de supuestas «actividades ilícitas» recaen sobre Marta López. Hace unas semanas, Miguel Frigenti, colaborador de ‘Sálvame’, publicaba en su sección «influheces» que varias famosas se dedican a promocionar productos que se pueden comprar por mucho menos dinero en otras páginas web. En su vídeo acusa a su compañera de vender masajeadores, mallas, hidratantes y hasta blanqueadores dentales, por un precio mucho mayor de lo que en realidad vale. “¡Hay que tener jeta!”, se quejaba.

Marta le respondía alegando que ella no se dedica a vende productos, que solo presta su imagen para darlos a conocer. Dejaba claro que muchas empresas la contratan para hacer publicidad y pedía perdón si había ofendido a alguien: “Si a alguien molesto, pido disculpas, pero estoy trabajando”. Tras un tenso rifirrafe en directo, el periodista anunciaba en directo que FACUA había presentado seis denuncias contra ella y contra otras influencers por hacer “publicidad engañosa”.