Marta López, la novia de Kiko Matamoros, ha querido explicar por qué dijo que "el mal es la enfermedad que quiere eliminar", que tantas bromas y críticas ha provocado


La última gala de Miss World Spain, lo que antes conocíamos como Miss España con algunos matices, se convirtió en uno de los temas más comentados en las redes sociales. Y no solo tras conocer quién se había alzado como la nueva reina de la belleza española, sino por cómo afrontó Marta López, la joven novia de Kiko Matamoros, a las tradicionales preguntas trampa del jurado. Una pregunta que, en principio podría resultar sencilla para todos, pero que en un momento de tensión como este le jugó una mala pasada, convirtiéndola en diana de las chanzas y críticas de los internautas.


“Si pudieras curar una enfermedad, ¿cuál sería?”. Esta es la pregunta que un miembro del jurado le hizo a Marta López y ella trató de responder con elocuencia, pero se quedó en un intento. A veces con esto basta, pero no fue su caso. “Si tuviera que elegir una enfermedad sería el mal. Que es una enfermedad que está presente a lo largo de la historia. Si el ser humano no tiene capacidad de expresar su bondad como quisiera. Es la parte negativa de la sociedad. El mal es la enfermedad que el progreso trae y está en nuestras manos curar esa maldad con la bondad”, fue la enrevesada respuesta de la novia de Kiko Matamoros como una de las cinco finalistas de Miss World Spain 2019.

Todos queríamos saber qué le sucedió, por qué balbuceaba una respuesta incomprensible para el común de los mortales y que ha provocado las bromas y críticas en las redes sociales. El misterio se ha resuelto en boca de Raquel Bollo, que pudo hablar con la propia Marta López para dar su versión en ‘Sálvame’: “Me dijo que tenía clarísimo que si me tocaba esa pregunta sabía lo que iba a decir, para ella lo más importante era el cáncer. Pero es que ella lo que lleva escuchando en ese concurso por ser la novia de, por haber salido la más votada, era tongo. Y que a ella, tal como a mí me dicen desde la organización, es verdad que, igual algunos aplauden, otros abuchean. Ella me dice que lo tenía estructurado lo que ella quería decir, pero se pone muy nerviosa, piensa que lo va a empeorar, y pierde el control”.

Y esta queja hacia las críticas que recibió Marta López ya lo hizo público ella misma después de terminar el certamen de belleza. Quedó entre las 5 finalistas, un buen puesto, pero no le gustó ser diana de las críticas, más allá de su surrealista respuesta a la comentada pregunta. No entiende por qué todos la criticaban por ser la novia de Kiko Matamoros, cuando allí estaba en calidad de modelo y como representante de Jaén. “A los que me abuchearon en la gala cuando me escogieron y salí a responder, me gustaría decirles que no les tengo ningún miedo”, afrontaba así Marta López la polémica sin esconderse.