Ya ha comenzado la cuenta atrás y las quinielas para intentar averiguar quiénes asistirán a la boda de Rocío Carrasco no se están haciendo esperar… Nosotros tenemos la nuestra.

terelu-campos
María Teresa y Terelu Campos siempre han sido muy protectoras con Rocío Carrasco.

Son unos 230 invitados, ha dicho ella. Bien, si tenemos en cuenta que de su familia no irá casi nadie… (la cara de Ortega Cano cuando le preguntaron si quería ir a la boda era un poema), tendremos que rellenar las mesas del banquete en Valdepalacios con ‘celebrities’.

Las primeras y principales son las Campos, Teresa, ejerciendo de ‘madre’ y Terelu de ‘hermana’, un rol que ya cumplieron en la presentación del sello en homenaje de Rocío Jurado, en el que no estuvieron ni Gloria Camila ni José Fernando.

rocia-carrasco
Rocío Carrasco y Antonio David Flores protagonizaron la boda del año en 1996.

Es verdad que María Teresa Campos ha echado las alas al viento para proteger a Rocío Carrasco (anteriormente conocida como Rociíto) y ha dado la cara muchas veces por ella y Terelu ha hablado a boca llena de la primogénita de La Más Grande.

El círculo de Rocío Carrasco es más amplio de lo que parece, ya que arrastra a sus compañeros de su época de pupila de María Teresa, cuando hacía el tendedero con Paco Valladares y esos teatrillos que yo tanto echo de menos. Ahora, además, ha ‘emparentado’ con La Fábrica de la Tele, así que no me extrañaría ver en este enlace a Belén Esteban o a Mila Ximénez, a cuya presentación de su línea de cremas acudió saliendo de su retiro voluntario. Favor con favor se paga. O cariño con cariño, como prefieran.

rocio-jurado
Rocío Jurado posaba orgullosa y emocionada con su hija.

No estaría mal que acudieran sus compañeras de ‘Hable con ellas’ y que le cayera el ramo de flores a Alba Carrillo, quien llora las penas de su ruptura con Feliciano López, que sigue en el ‘top 10’ de los hombres más guapos de España (y ahora anda suelto, por cierto). Porque ya se sabe que de una boda sale otra y si estuviéramos en Estados Unidos no sería tan extraño llegar a las 8 ó las 9 de Elizabeth Taylor o Zsa Zsa Gabor (Isabel Preysler va a por la cuarta: no está mal)

Hay quien dice que la familia no es la que se hereda sino la que uno se hace y Rocío Carrasco ha hecho con las piedras que le ha tirado la suya su pared. Hermética como ella sola, mantiene sus relaciones personales alejadas del foco público a la espera de una ocasión que lo requiera: una boda muy bien remunerada.

Sea como fuere, esta boda para mí no despierta el interés de la primera con Antonio David, en la que emparentaban un guardia civil con el folclor español. Una mezcla explosiva. Rociíto echó el resto con un barroco vestido de Antonio Ardón, se puso lentillas azules y Ruppert utilizó el pelo de una india peruana para realizar un postizo del que caían bucles y rizos trenzados. Digno de verse.

fidel
Fidel Albiac ha perdido mucho peso y ha cambiado de imagen.

 

Aviso a navegantes: el traje que prepara Hannibal Laguna para este segundo enlace va a ser mucho más ‘minimal’. Pufff, ocasión perdida, majos.

En fin, que la boda va a ser mucho más ‘pasteurizada’ y menos auténtica y nos va a faltar Rocío Jurado, que era más grande que la vida…