«Ha sido muy duro», así ha relatado María Teresa Campos el complicado momento que está viviendo desde este martes a media mañana. La presentadora acaba de perder a un gran amigo como era Jesús Mariñas, un periodista con el que no solo trabajó, sino con quien vivió una intensa amistad. Si bien desde hace días mantenía un estrecho contacto con Elio, pareja de Mariñas, para saber cuál era su estado, ha sido este 10 de mayo cuando le ha revelado la trágica noticia. «Me hubiera gustado ir a despedirme de él, pero quería irse sin ruidos, sin que hubiera nada. Me cuesta trabajo hablar», continuaba la malagueña sin poder reprimir las lágrimas.

Vídeo: Europa Press

Su último adiós será, tal y como decidió antes de su fallecimiento, sin capilla ardiente en el tanatorio, por lo que ni sus amigos ni su familia se acercarán hasta allí para despedirse y no podrán acudir al tradicional sepelio. No habrá por tanto llegada de famosos, siendo este miércoles cuando se le incinere y próximamente cuando se esparzan sus cenizas en La Coruña, donde también están las de su madre. Elio, su gran amor, seguirá al pie de la letra cada uno de los pasos que él le comunicó en vida, aunque esto no termine de convencer a aquellos que también le querían.

Gtres

María Teresa ha hecho de tripas corazón para revelar cómo se siente ahora que Mariñas se ha marchado y es que sabe que el hueco que ha dejado será insustituible, dando igual que amplíe o no su círculo. «Cuando un amigo se va se queda un vacío que no puede llenar la llegada de otro. Ojalá nos encontremos algún día», continuaba. El periodista y ella tenían una edad similar y habían trabajado en varias ocasiones juntos, de hecho, coincidieron en ‘Qué tiempo tan feliz’, donde compartieron tiempo y espacio hasta 2017, año en el que este magazine de fin de semana se canceló.

Hay muchos espectadores que son incapaces de olvidar su despedida en el citado programa, pues tuvo que ser consolado por la propia María Teresa en el último día de emisión. «Que no parezca esto una despedida porque estoy viendo hasta a Mariñas llorar y ya lo que me faltaba», dijo mientras le abrazaba. «Ay, el duro que se volvió blando», añadió, palabras que él mismo corrigió con un guiño a su intensa amistad: «Que volviste blando».

Gtres
Gtres

María Teresa Campos está especialmente triste y no ha querido maquillarlo en su intervención televisiva, donde ha revelado el dolor que siente al no haberse podido despedir de él como le hubiera gustado. «Esto es lo que hay. O se va uno o se te van las personas que quiere. Me quedo con el recuerdo de alguien que fue feliz (…) Yo a él le quería y él a mi también», ha comentado la comunicadora.