Después de que hayan transcurrido dos semanas desde el fallecimiento del hijo de Ana Obregón, Álex Lequio, muchos amigos siguen aguardando el ansiado momento de poder reencontrarse con ella y darle ese deseado abrazo. Por el momento, todos siguen dejándole su espacio y la llevan consigo en el pensamiento. Luis Rollán participó este viernes en nuestro directo en redes sociales con SEMANA y expresó cómo se siente días después de esta triste perdida. El colaborador, junto a Raúl Castillo, es uno de sus íntimos amigos y uno de los que más ha sentido no poder estar con la actriz en estos duros momentos. La noticia del fallecimiento del joven le pilló por sorpresa y recordó en el programa donde colabora los fines de semana, que llamó con un ataque de ansiedad a su compañera Isabel Rábago. “Sólo quería que me dijera que era mentira, que esa noticia era falsa”, explicó entre lagrimas en su programa.

Bueno, ha sido un golpe feo y horrible. Hay veces que la vida te da hostias sin sentidos…”, nos explicaba el periodista cuando le preguntábamos cómo se sentía semanas después del triste suceso. El dolor de Luis sigue presente en su rostro cuando le toca hablar de este tema. “Estoy pendiente y preocupado por Ana, mi amiga. Estoy mandándole toda la fuerza del mundo y para todo lo que necesite aquí estoy. La gente que la queremos estamos muy pendiente de ella”, nos contaba Rollán para SEMANA. El andaluz sabe perfectamente que la presentadora necesita tiempo para volver a ponerse en contacto con su círculo más cercano. Tiempo y espacio que están cumpliendo a rajatabla y con toda la paciencia del mundo. “Cuando nos necesite, sin agobio y sin tiempos, solo tiene que descolgar el teléfono y allí vamos a estar todos haciendo una piña”. Pese a todo, Luis tiene claro que este año ha sido catastrófico y solamente desea que todas las malas noticias dejen de cesar de una vez. ” Esto es algo horrible, un tío con esa energía, tan bueno y positivo… El 2020 ha sido un año de mierda”, nos contaba resignado.

Ana Obregón reaparece en sus redes sociales

Ana Obregón

Este sábado, Ana Obregón volvió a sus redes sociales para agradecer todo el cariño recibido de toda España tras el fallecimiento de su único hijo. Lo hizo a través de una emotiva carta, y después de esperar varios días para obtener las fuerzas suficientes. Allí agradeció todo el amor que había recibido en estos duros momentos y homenajeo, de manera significativa, al que Ana siempre consideró “el hombre de su vida”. “Tu viaje ha roto el corazón de toda España, porque en vida has brillado TU SOLITO, como decías de pequeño. Ahora brillas en la eternidad, iluminándonos para siempre.
Sé que desde ahí arriba quieres agradecer tantos miles de mensajes de amor y admiración inesperados para tí pero que te ayudarán en tu largo viaje”, eran tan sólo algunas de las palabras con las que la Obregón agradecía a todos sus seguidores el cariño mostrado durante estas dos semanas.

La publicación bate récords

En apenas 48 horas, la publicación ha recibido más de 100.000 likes y más de 38 mil comentarios. Entre ellos, como no podía ser de otra forma, se encontraba el de Luis Rollán. “Te quiero, no estás sola”, escribía su amigo íntimo, junto a la imagen de un corazón. Rollán, como él mismo se definía, es un hombre positivo y espera que tarde o temprano su amiga del alma recupere las fuerzas necesarias y vuelva a resurgir con fuerza. Como la misma Obregón adelantaba en su post, “perder un hijo es morir y tener la obligación de vivir”. Estamos seguros que sus amigos y familiares la ayudaran a volver a sonreír y harán que la energía de su hijo le dé fuerzas para continuar hacía adelante.

Ramón García habló con ella el mismo día que saltó la noticia

El presentador se enteró en directo de la noticia del fallecimiento de Álex mientras estaba trabajando en la televisión autonómica de Castilla-La Mancha. «Me dicen: ‘Ha muerto Álex’, me quedé de piedra, hice el programa como pude y me fui a casa con el disgusto», contaba durante una entrevista en el programa `Liarla Pardo´ de `La Sexta´. Tras finalizar el programa, el bilbaíno confesó, que a pesar de que pensaba que no le cogería el teléfono, llamó a su amiga para expresarle su pésame. Ambos vivieron un momento totalmente estremecedor, tal y como relató: «Estuvimos como veinte minutos o más casi sin hablar, llorando los dos al otro lado del teléfono».