Rosa López es una de las concursantes de ‘Operación Triunfo‘ más queridas por la audiencia. Poco importa que ya hayan pasado 18 años desde que la granadina debutase en televisión y que en todo este tiempo haya habido numerosos ‘triunfitos’ siguiendo su estela. La simpatía, humildad, inocencia y sencillez de la ganadora de ‘OT 1’ no tienen rival y su sombra sigue siendo alargada para quienes han llegado después. 

El mensaje que esconde la última canción de Rosa López

Pero la carrera profesional de Rosa, que comenzó ante los millones de espectadores que seguían sus pasos gala tras gala, estuvo marcada por su aspecto físico, que pronto fue puesto en manos de profesionales a fin de cuidar la salud de la cantante con una importante bajada de peso como primera meta. López se dejó hacer, pero ahora con perspectiva ha reconocido en su última entrevista a ‘La Vanguardia’ que hay cosas que aún no entiende ni supera. 

«La primera cosa que quise arreglar en mi vida fue el peso porque era lo primero que impactaba al subirme al escenario, antes que la voz o el estilismo», confiesa Rosa. Pero lo cierto es que ahora, que pesa 40 kilos menos que hace 20 años y usa una talla 42, la de ‘Europe’s living a celebration’ sigue teniendo problemas a la hora de elegir la ropa: «en el mundo de la música los artistas deben tirar de showroom, con ropa especial y marcas diferentes pero que solo suelen tener tallas hasta la 38. Me siento constantemente limitada por la talla, emocionalmente, por tiempo, dinero, esfuerzo…Ni siquiera pagando a un estilista consigues que te traiga una talla 38, y eso es algo que no me explico.»

Pero, a pesar de las adversidades, Rosa sigue hacia delante reivindicando su sitio sobre el escenario y prueba de ello es Vacío, su última canción. En ella la andaluza ha puesto música a un desgarrador grito de ‘basta ya’, en el que critica la presión de la que ha sido víctima desde el primer momento en el que salió en televisión.