Así es: freno de mano echado y semáforo en rojo. Letizia sigue al volante y en marcha, pero siendo muy prudente en la conducción… Está bien, vamos a dejarnos de metáforas. La Reina ha cumplido esta mañana con dos audiencias en La Zarzuela, pero estilísticamente hablando no ha dado mucho de sí.

Letizia
La Reina Letizia, a su entrada en uno de los salones del palacio de La Zarzuela.

Ya lo veis: un top nuevo de los que le gustan, ajustadito, sin mangas, con estampado geométrico, que es lo más destacable, por destacar algo. Tiene toda la pinta de Hugo Boss, pero al menos por ahora no lo veo en su web.

Letizia

¿Y qué más? Seguimos bajando, y el lamento vuelve a nuestras vidas. Estos pantalones negros rectos, que si no son los de siempre de Hugo Boss, al menos lo parecen, de los que cuelgan otros mil en su vestidor, han copado días y días de actividades oficiales, fundamentalmente combinados con looks ejecutivos.

Un pantalón negro siempre es un comodín, no digo que no, pero hemos de convenir, amig@s tod@s, de que llegó un momento en el que el susodicho nos salía por las orejas de tanta revisitación.

Letizia
Brazos al aire y músculos tonificados.

Pero si este pantalón forma parte casi de nuestra familia, no menos hueco tienen estos salones negros de Magrit. En serio, esa suela tiene que estar muy desgastada , ¡aunque pise moqueta!

Letizia

Poco más se puede decir de este look. Letizia recibía a la Asociación Colectivo de Cultura Popular Alhama, de la localidad navarra de Cientruénigo, que se ocupa en labores sociales, educativas, formativas y culturales de la mujer en el ámbito rural. Apenas una hora después hacía lo propio con el Club Balonmano Remudas Isla Gran Canaria, que se ha proclamado campeón de la Copa de Su Majestad La Reina de Balonmano.

Desde luego que no era para sacar brillos y lentejuelas. Ha sido un look de estar por casa, ¿pero tan oscuro?

Letizia

Además veo que el tejido del top es un poco otoñal. Atención también a los pendientes de estrellas de Chanel. Su única joya y su único adorno. Hay que ver, hace unos días refulgían con su conjunto galáctico de Nina Ricci y su coleta de bolas, y hoy están ahí, tan discretitos…

El peinado continúa por la misma senda, liso, con raya al lado y laaaargooo… A ver si con el calorcito del verano se anima a darse un corte.

Letizia

Y esto es todo, Letizia termina una semana «sin pena ni gloria». Pasaremos páginas hasta la siguiente, que la cosa empieza a tomar velocidad de nuevo y corramos veloces. Eso sí, sin estrellarnos.

Esperando el semáforo en verde, contadme, ¿cómo lo veis vosotr@s?

Letizia
Letizia, junto a algunas de las señoras de la Asociación de Cultura Popular Alhama. ¡Nos vamos hasta la semana que viene! O no… FOTOS: RAFAEL LÓPEZ.