«Apenas tengo visión», ha revelado la hija de Kiko Matamoros, quien padece la misma enfermedad desde hace una década.


Esta semana, Laura Matamoros ha recordado uno de los episodios más duros de su vida: cuando le diagnosticaron hace un año una enfermedad ocular. Según ha contado, fue uno de los momentos más difíciles de su vida. La hija de Kiko Matamoros decidió visitar el oftalmólogo en 2019 después de sentir diversas molestias. «Me daban muchas vibraciones no en el párpado sino en el ojo, y en los aviones tenía mucha presión. Además tenía unos pinchazos muy profundos”.

La hija de Kiko Matamoros habla del «peor día de su vida»

En diciembre se animaba a acudir a consulta. Allí la mandaron a urgencias de manera  inmediata. «Fui oftalmólogo y cuál fue mi sorpresa. Me derivaron corriendo para hacerme un TAC y hacerme pruebas». Cuando por fin le dieron los resultados no sabía qué pensar. «Fue el peor día de mi vida», ha detallado. Entonces desconocía «qué es lo que podía pasar» y no paraba de darle vueltas a «qué podía tener».

_lmflores

En su caso, «había que descartar que no fuera un tumor en la cabeza y después de descartarlo, descartar la esclerosis múltiple”. Fue un periodo de mucha angustia. «Me sobrepasó un poco pensar que podría llegar a tener una enfermedad. A raíz de todo esto me diagnostican que tengo un glaucoma de tensión baja. Normalmente son de tensión alta», ha detallado.

«Tengo dañado el nervio óptico»

En su caso, su glaucoma viene acompañado de otra complicación. «Aparte tengo dañado el nervio óptico, lo cual veo muy poquito y de la mitad del ojo para abajo apenas tengo visión”, ha explicado Laura Matamoros a través de Stories en Instagram.

[/lista_enlaces

[caption id="attachment_2304861" align="aligncenter" width="1200"] Telecinco[/caption]

Casualidades de la vida, Laura padece la misma enfermedad que le diagnosticaron a su padre hace casi una década. El colaborador de ‘Sálvame’ ya ha perdido la visión total de su ojo derecho por culpa de un glaucoma, mientras que en el izquierdo la afección le está ganando la batalla y sabe que en unos años no podrá ver. Esta enfermedad que le fue detectada en ambos ojos hace 10 años.

Entonces, los especialistas estimaron que en los diez años siguientes perdería por completo la visión. «Hace nueve años y pico me diagnosticaron el glaucoma. Tenía entonces cuarenta y tantos por cierto de visión en el ojo derecho y un poquito mermada la del ojo izquierdo. Hoy ya no tengo visión en el ojo derecho. En el otro tengo la suficiente… Voy perdiendo visión pero espero que la cosa tarde», ha contado. “Los nervios ópticos ya están afectados y no hay operación posible, ni un tratamiento que acabe con todo esto. Es muy duro todo esto, sobre todo psicológicamente, pero no puedo hacer otra cosa. Lo que sí tengo claro es que el día que me quede ciego me quito de en medio, porque no quiero ser una carga para nadie”.

Matamoros: «Por la noche no conduzco»

A Matamoros el glaucoma ya le ha producido algunas limitaciones. Por ejemplo, evita coger el coche durante la noche. «Aparte del problema de la falta de campo de visión tengo problemas de astigmatismo. Por la noche no conduzco y por el día cada vez lo hago menos. Aunque tengo mi permiso de conducir tengo limitaciones. En el día a día no tengo muchas, algún tortazo me doy o algún objeto que me como», ha dicho.

[lista_enlaces]

Telecinco

Kiko Matamoros ha revelado en ‘Sálvame’ que su glaucoma le ha ocasionado algunos malentendidos. “Lo peor de todo esto es que la gente no lo entiende. El otro día, por ejemplo, me tropecé con un escalón porque no veía nada y un vecino dijo que iba demasiado borracho”, ha contado en ‘Sálvame’.

Otros rostros conocidos, como Whoopi Goldberg, Bill Cosby o Bono, el cantante de U2, también padecen glaucoma. Es una enfermedad incurable que no se puede operar. Solo se puede frenar su deterioro con el tiempo. Al igual que sucede en muchas enfermedades, la herencia genética es un factor determinante para padecer glaucoma. Si hay antecedentes familiares con esta disfunción visual es importante someterse a exámenes periódicos, ya que aumentan las posibilidades de padecerla. En ese sentido, Laura Matamoros ha recordado a sus seguidores que es importante acudir a revisiones periódicas y no dejar pasar la asistencia a la consulta de oftalmología siempre que se detecte cualquier anomalía o molestia relacionada con la visión.