Kim Kardashian, que ha logrado la fama por sus múltiples travesuras, vuelve a crear polémica con su nuevo reportaje fotográfico, realizado por David LaChapelle, conocido por dotar a sus imágenes connotaciones religiosas. En este reportaje se presenta a la esposa de Kanye West como una virgen con la paloma de la paz, gesto de bendición típico en el bizantino Cristo Pantocrátor. La empresaria promociona así su nueva gama de maquillajes.

Kim tumbada en la cama, completamente desnuda y tapada con una suave sábana de raso

Acompañada de un modelo masculino junto a la paloma de la paz

Además de los elementos religiosos, al posado se le añadieron lágrimas

Aunque haya sido un reportaje muy polémico y comentado, no le faltan likes en la red social Instagram, ya han conseguido más de dos millones en tan solo unos días.