La depresión en la que Kiko Rivera se ha visto sumido de la noche a la mañana -al menos así los hemos vivido desde fuera- ha supuesto un mazazo para su familia. Sin embargo, desde su entorno más cercano conocen a la perfección cuál ha sido el desencadenante del bajo estado de ánimo del Dj. Hasta la fecha, había sido conocido popularmente por su alegría y su desparpajo a la hora de hacer frente a los envistes que la vida le propinaba. Pero, ¿por qué ha cambiado? ¿Qué le ha inquietado de tal manera que su forma de entender la vida ha dado un giro inesperado? SEMANA tiene la respuesta.

[La depresión de Kiko, una verdad tratada entre algodones]

Aunque pueda parecer en un primer momento algo lejano, la muerte del Dj Avicii ha supuesto un antes y un después para Kiko Rivera. Así lo confirman a SEMANA fuentes de toda solvencia cercanas al hijo de Isabel Pantoja, que narran cómo le afectó el hecho de que uno de los ‘pinchadiscos’ más famosos del mundo haya decidió quitarse la vida a la temprana edad de 28 años por puro agotamiento mental y tras arrastrar las consecuencias de una frenética vida dominada por los excesos. Una vida exclusivamente nocturna que le terminó por pasar factura. Una realidad que había permanecido oculta y que se desveló tras su muerte a través del documental publicado en septiembre de 2007, pero que Netflix adquirió y emitió al conocerse que el artista había decidido quitarse la vida con el cristal de una botella de vino.

Snapback sunday! A little love with the Pink Dolphin cap #sbs #snapbacksunday

A post shared by Avicii (@avicii) on

Y es precisamente en este punto en el que Kiko Rivera se ha visto reflejado en Avicii, temiendo que la buena fama que estaba cosechando en el terreno musical le llevasen al filo del abismo en el que terminó su ‘compañero’ de profesión. Su profesión le obliga a trabajar hasta altas horas de la madrugada, dormir poco y mal, para luego echar el día en la carretera hasta llegar al día siguiente a un nuevo destino, donde se repite la misma rutina. Trabaja por la noche, duerme un par de horas y se prepara para iniciar el incansable proceso en bucle día tras día.

En el caso de Avicci, esto derivó en adicciones casi sin ser consciente de ello. El alcohol y las drogas fueron el combustible que le permitía forzar la máquina para que trabajase a un alto nivel. Poco a poco, su cuerpo dijo basta y aparecieron afecciones como una pancreatitis aguda, fuertes dolores abdominales y, aunque dejó el alcohol, finalmente se le tuvo que extirpar la vesícula biliar y el apéndice. Ante estas circunstancias, Avicii decidió bajarse del trono de la música electrónica, retirarse y “reflexionar sobre las cosas desde un nuevo punto de vista”.

[Irene Rosales, sin pelos en la lengua, habla sobre los “malos hábitos” de Kiko Rivera]

Lo mismo que ha hecho ahora el propio Kiko Rivera, que tras ver el documental de Avicii ‘True Stories’ comenzó a replantearse su propio estilo de vida. Lo primero que hizo, como así han asegurado las mismas fuentes a SEMANA fue llamar a su madre, Isabel Pantoja. Esta, alertada por el bajo estado de ánimo de su hijo, no dudó en dejarlo todo para correr a su llamada de auxilio. Tras meditarlo, Kiko Rivera ha decidido, con el apoyo de los suyos y en especial de su mujer, Irene Rosales, frenar el ritmo, cancelar sus contratos para los próximos seis meses y replantearse hacia dónde va su vida y si, realmente, es el camino que desea andar.