Kiko Rivera ha revelado en pleno directo que él será el encargado de llevar a su hermana, Isa Pantoja, al altar cuando se case con Asraf.


A finales de junio Isa Pantoja contraerá matrimonio con Asraf Beno, con quien quiere pasar el resto de su vida. Los invitados que acudirán a su enlace son una incógnita, pues no vive los mejores momentos ni con su hermano, Kiko Rivera, ni con Isabel Pantoja. Sin embargo, en un acto de valentía y como señal de apoyo a su hermana, el DJ ha revelado este jueves cuál será su papel en la boda de su hermana. «Yo soy el que te voy a llevar al altar en tu boda», ha dicho el músico, una revelación que ha emocionado profundamente a la joven.

Kiko Rivera no ha querido poner ninguna condición para su boda, solo recordar a su hermana que estará ahí pase lo que pase y dándole igual quien vaya. «Si hace falta te organizo la despedida de soltero a Asraf«, ha comentado Kiko entre carcajadas en ‘El programa de Ana Rosa’. Su objetivo es ayudar a su hermana en todo lo que necesite y así se lo ha comunicado: le ayudará en los preparativos y podrá contar con él y su esposa, Irene Rosales, para todo lo que necesite. Sus palabras han reconfortado a la hija de Isabel hasta tal punto que se lo ha agradecido públicamente. «No hemos tenido tanta comunicación. Con sus problemas me parece muy generoso que quiera formar parte de ello. Por esa parte estoy contenta«, ha dicho Isa Pantoja.

Instagram

Aunque en sus planes estaba el de proponer a su hermano que fuera él quien la llevara hasta el altar, ahora por fin cuenta con la plena seguridad de que eso será así. «Lo daba por hecho. Tenía pensado esto, pero ya tengo la seguridad», ha señalado Isa en plató, mientras sus compañeros le daban la enhorabuena. Conscientes de que este paso para ella es una excelente noticia, han insistido en que, si su madre finalmente no acudiera a su enlace, al menos podría contar con la presencia de su hermano.

Isa Pantoja, por su parte, tiene claro que contraerá matrimonio, dándole igual las circunstancias a las que se enfrente entonces. La joven resta importancia a ciertas actitudes de su progenitora, ya que entiende perfectamente que no tenga ganas de boda. Prefiere no tomar partido por ninguno en la guerra que mantienen su hermano y su madre y posicionarse en un segundo plano, ya que es algo muy doloroso para todos. Aunque hace algunos meses nadie podía hacer presagiar que los lazos que existían entre Isabel y Kiko se rompieran, su relación está hecha añicos y lejos de arreglarse. Todo apunta que su batalla terminará en los juzgados, algo sobre lo que la tonadillera apenas ha querido pronunciarse. La cantante habló con SEMANA y se mostró más tajante que nunca ante las acusaciones de su hijo: «Tengo la conciencia muy tranquila».