Kiko Rivera ha compartido con sus seguidores un texto en el que abre su corazón y desvela una de las cosas que más le duele.


Kiko Rivera mostraba esta semana el estado deplorable del loft que posee en la capital. El DJ adquirió la vivienda en el año 2009 en plena burbuja inmobiliaria y años después fue ocupada, dejando la casa los inquilinos completamente destrozada. Ya fuera de la propiedad, el músico se ha puesto manos a la obra para dejarlo perfecto para entrar a vivir. Su precio de salida son 350.000 euros, tal y como ha podido comprobar SEMANA, aunque todavía no tiene comprador. Su objetivo es deshacerse de deudas y problemas en el que ha sido su año más difícil y reflexivo. No es lo único que le preocupa, prueba de ello, las palabras que ha compartido este viernes el hijo de Isabel Pantoja. El joven es consciente de que su ánimo no pasa por su mejor momento y ha aprovechado sus redes para gritar al mundo que esto se complica si se tiene en cuenta su profesión.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Kiko Rivera (@riverakiko)

Reconoce que no es nada fácil para su familia vivir con un DJ, ya que necesita un espacio de trabajo en su vivienda, concentración y el apoyo de todos ellos. Aunque no ha desvelado el porqué de sus palabras, lo que ha dejado claro es que lo único que no quiere es ser tachado de vago. «Vivir con un músico, productor, DJ o alguien con talento como pareja no es fácil. El se ve a si mismo como artista. Tú o tu familia quizás lo ven como un vago.
Su estabilidad emocional es importante para que su creatividad fluya. También, el músico requiere espacio para practicar. Requiere concentración para llegar al próximo nivel. Requiere apoyo de la familia, pareja o amigos. El músico necesita ser comprendido por su familia y amigos. Y quizás, sólo quizás, necesita sentirse admirado en su casa. Después de todo, nos gustan los aplausos. Así de simple. Un besito para todos mis compañeros y compañeras», ha escrito Kiko Rivera en su perfil de Instagram.

Así también Kiko reconoce que para Irene Rosales no ha debido de ser sencillo estar a su lado, ya que ha sufrido altibajos y en todo momento ha necesitado a su mujer como punto de apoyo. Para ella siempre ha tenido palabras de agradecimiento y es que ha permanecido a su lado pasara lo que pasara, siendo la sevillana quien no le ha dejado solo en ningún momento. Más aún si se tiene en cuenta la ruptura familiar a la que tuvo que hacer frente hace unos meses. Kiko Rivera y su madre han perdido la relación y han roto cualquier lazo que existiera entre ellos, por lo que una reconciliación es una quimera que pocos creen que alcanzarán.