El DJ, que viajó al país asiático para grabar el programa de Jesús Calleja, no podrá volver a casa en la fecha prevista.


La semana pasada, Kiko Rivera tomó un avión rumbo a Nepal para participar en un nuevo proyecto televisivo. El hijo de Isabel Pantoja será uno de los entrevistados de la nueva entrega de ‘Planeta Calleja’, el programa que presenta Jesús Calleja en Cuatro. Su viaje de aventuras, del que ha compartido un sinfín de fotografías en su cuenta de Instagram, no ha terminado todo lo bien que hubiera deseado.

Y es que cuando ya tenía todo listo para regresar a España, el DJ ha sufrido un inconveniente que lo obligará a permanecer más tiempo del esperado en en país del Himalaya. La causa que lo retiene en contra de su voluntad tiene que ver con los trámites obligatorios que deben hacer los turistas que viajen al país asiático debido a la pandemia. «Por motivos del Gobierno de Nepal tenemos que quedarnos un día más aquí», anuncia el sevillano en las redes sociales.

Instagram

«Había que presentar la PCR con 72 horas y la cambiaron a 48 horas y la nuestra está en 49 horas. Somos todos negativos. Hemos tenido que volver a hacérnosla», detalla el músico. «Así que otro día más por aquí (parte del equipo sí viajó). Nos quedamos aquí», concluye en su post.

A pesar del contratiempo que lo hace tener que quedarse 24 horas más a miles de kilómetros de casa, Kiko Rivera se ha tomado con muy buen humor la situación. «¡Siempre positivos familia! Seguimos activos y felices por la experiencia vivida!🙏🏻 Namasté!», señala.

Instagram

Este viaje a Asia se ha producido en plena guerra familiar con su madre. Un enfrentamiento que para el andaluz ya no tiene vuelta atrás. «La fuerza que hay en tu interior es más fuerte que cualquier obstáculo que te ponga la vida«, confesaba durante su estancia en Nepañ. «Aunque solo haya sido un día en este sitio he podido encontrarme con mi yo más profundo ❤️ «.

La cantante, que acaba de presentar su nuevo proyecto en Telecinco, ‘Top Star’, ha vuelto a la escena pública después de un largo año recluida en Cantora a raíz del estallido de la pandemia. Aunque para ella no ha sido una reclusión en absoluto. «No he estado recluida, he estado en mi casa cuidando a mi madre, que es lo más grande que tengo. Me cuido mucho para no contagiar a nadie, por eso he estado más de un año en mi casa. Y hasta que me vacunen, que estoy deseando que lo hagan».

A lo largo de este tiempo en su finca de Medina Sidonia, la tonadillera ha seguido un estricto régimen y ha perdido muchos kilos. Visiblemente más delgada, ha asegurado sentirse «feliz porque a día de hoy tengo salud y todos los que quiero, también». E insiste: «Estoy feliz porque he vuelto a trabajar con gente maravillosa que me cuida, me mira y me da todo el calor que necesito. Ha sido un año duro, pero ya estoy aquí. Y feliz».

Instagram

Ajeno a la actividad profesional de su madre, Kiko Rivera publicaba instantáneas de su aventura en Instagram. «Posiblemente sea lo más impresionante que he hecho en mi vida. He tenido la ocasión de poder bañarme con elefantes, de poder sentirles, abrazarles, jugar con ellos. Gracias @jesuscallejatv este viaje no lo olvidaré jamás. Diosssss que sensación tan hermosa», explicaba hace apenas unos días.