Kiko Matamoros se ha confesado en ‘Sálvame’ sobre lo que siente tras el fallecimiento de Álex Lequio. El colaborador se muestra destrozado.


La noticia del fallecimiento de Álex Lequio ha copado este miércoles 13 de mayo todas las portadas del corazón. También horas de programas, pues el joven era tremendamente querido en los medios de comunicación desde que nació. Prueba de ello, que las redes sociales estén repletas de mensajes de despedida. Una estela que han seguido en ‘Sálvame‘ donde desde primera hora de la tarde se han hecho eco de ello, especialmente Kiko Matamoros, quien se ha roto al hablar del triste momento que está viviendo el entorno del joven de 27 años tras su partida. Con la voz entrecortada y sin apenas poder articular palabra, el colaborador de televisión le ha dedicado a Alessandro Lequio unas emotivas palabras que, a buen seguro, agradecerá. «A Alessandro le tengo muchísimo cariño, coincidí hace poco con Ana, aunque con ella he tenido menos trato. A él le he tratado y además era un chaval con muchísima energía, con muchísima seguridad, con muchísimas ganas de hacer cosas, muy emprendedor», ha comenzado diciendo.

Se mostraba tremendamente tocado y era incapaz de mirar a cámara. De hecho, aunque Carlota Corredera le preguntaba por el trato que había tenido con Álex, durante un instante se ha visto obligado a parar. La voz volvía resquebrajarse una vez más. «En un par de ocasiones tuve la posibilidad de colaborar con él y la verdad es que era un fenómeno. Me pongo en la piel de Alessandro y me parece que es lo peor que te puede pasar en la vida. No puedo seguir», decía. En ese momento, Kiko Matamoros ha desvelado que afrontar esta situación es muy complicado para él y que, además, el joven empresario llegó a tener relación con alguna de sus hijas.

«No me encuentro bien físicamente. Sabéis que últimamente cuando tengo algún problema emocional me da…y me acabo de tomar un tranquilizante. Tengo un dolor muy grande porque yo a Alessandro Lequio le he querido mucho, en veintitantos años que nos hemos tratado pues…es recíproco y lo siento muchísimo por él», ha comentado Kiko Matamoros. Estaba conmocionado e intentaba trasladar todo el cariño que siente hacia Alessandro, mucho más si cabe en estos duros instantes.

Una de sus anécdotas con Álex Lequio

Por otro lado, Kiko ha recalcado el espíritu que siempre caracterizó a Álex Lequio. Siempre demostró «una enorme ilusión» e incluso ha contado una anécdota que vivió cuando el hijo de Ana Obregón era todavía un niño. Mientras Matamoros se encontraba en un reconocido restaurante de la capital se encontró con Alessandro, quien estaba junto a su pequeño y entonces le preguntó qué quería ser de mayor. El italiano no tuvo dudas y de forma apresurada espetó: «mientras no se dedique a lo nuestro..». Una anécdota que ha permitido desengrasar después de una tarde cargada de emociones.

Toñi Salazar, María Teresa Campos y Jimmy Giménez Arnau

No obstante, no ha sido el único rostro conocido que ha querido dar su último adiós al joven. Toñi Salazar, amiga de Ana Obregón, ha roto a llorar cuando ha entrado vía telefónica con ‘Sálvame’: «Me he quedado en shock. Desde aquí darle el más sentido pésame a su familia. Lo he sentido como si fuera de mi familia. Estoy ahora temblando. Le mandé un mensaje a Ana cuando estaban en el hospital, le dije que iba a rezar por ella. Lo he sentido como si fuera mi hijo. Me da tanta pena…no puedo ni hablar. Le doy todo mi cariño. Solamente decirle a Ana que aquí estamos sus amigos y que aquí tiene mi cariño y mi energía».

Al igual que María Teresa Campos, que ha entrado por teléfono al programa vespertino de Telecinco, revelando que hace muy poco tiempo se tuvo que enfrentar también a una situación similar debido un familiar. «Es muy triste. Me parece tan duro. Es tan difícil para una madre una cosa así. Le hemos conocido desde pequeño, lo gracioso que era. Me pongo como abuela también en su lugar… y desde aquí mandar un abrazo muy fuerte de cariño. Como madre me siento muy cerca de ella y muy triste, es lo peor que le puede pasar a uno”, ha apuntado la presentadora malagueña.

Quien también ha querido despedirse ha sido Jimmy Giménez-Arnau, que mantiene amistad con Alessandro Lequio: «Es una cabronada tan grande que no tiene nombre, estoy muy fastidiado con el chaval». Si bien hace algunas semanas el propio Alessandro le comentó en privado la verdadera situación que tenía su hijo, tiene claro que estará destrozado. «Hace 15 días me habían dicho que ya no había esperanzas», ha confesado. Tras conocer la noticia se ha puesto en contacto con el italiano con el fin de que sepa que cuenta con todo su apoyo: «Querido Dado, no sé qué decir».