Europa Press

Kiko Matamoros, pillado: el motivo por el que faltó a la despedida de Mila Ximénez

Apenas unas horas después de la muerte de su amiga y compañera de ‘Sálvame’, el colaborador ha acudido a un centro de medicina estética a hacerse una nueva intervención.

Kiko Matamoros está pasando unos días complicados. Apenas unas horas después del fallecimiento de su compañera Mila Ximénez, el colaborador tenía que acudir a una cita médica en su clínica de medicina estética. Lo ha hecho acompañado de su novia, Marta Lópezque no se ha separado de él en ningún momento. Hace apenas unos días se sometía a una intervención de retoque estético para mejorar el aspecto de sus ojos. Era una operación programada desde hace un tiempo, y se enteraba de la muerte de su compañera tras someterse a dicha intervención.

Mientras sus compañeros de ‘Sálvame’ se congregaban en el tanatorio de la M-30 de Madrid, Kiko Matamoros se mostraba muy apenado por no poder acudir, tal y como ha podido saber SEMANA. Y es que el hecho de estar en plena recuperación de la operación le ha hecho imposible acudir al tanatorio.

Con dificultades para caminar, y tapándose los ojos, el colaborador abandonaba la clínica ayudado por su novia. Un coche los esperaba a la salida para llevarlos al palacete del siglo XVIII en el que han formado su nidito de amor. Fue el pasado martes cuando Kiko Matamoros llegaba a la clínica para someterse a esta intervención, por lo que se ha enterado del fallecimiento de su compañera allí.

Fotografiado tras su retoque en la zona de los ojos

Recientemente, el colaborador había anunciado que iba a someterse a una abdominoplastia para lucir torso este verano. A tenor de las imágenes, todo parece indicar que ha aprovechado la cita para hacerse un 2×1 en retoques, mejorando también la zona de los párpados. El madrileño no ha revelado aún qué tipo de arreglito se ha hecho, pero podría tratarse de una blefaroplastia, una cirugía que tiene como objetivo corregir el exceso de piel en los párpados, de rápida recuperación y que no requiere de hospitalización.

Europa Press

Con los apósitos aún en colocados en la zona de los ojos, a Matamoros le costaba ver por dónde caminaba, así que su chica ha guiado sus pasos para evitar que se cayera. Sin hacer declaraciones, Kiko Matamoros se tapaba la parte superior del rostro, evitando en todo momento ser inmortalizado tras haberse sometido un cortecito a golpe de bisturí.

La despedida de Kiko Matamoros a Mila Ximénez: «Gracias por tu cariño»

Poco antes había dedicado unas bonitas palabras a Mila Ximénez en sus redes sociales.  «Adiós Mila. Gracias por tu cariño, tu complicidad y por tantas sonrisas robadas. Te echaré tanto de menos como te echaba en nuestros peores momentos; aunque una mirada nos bastara para saber lo mucho que nos queríamos», escribía.

Mila y Matamoros, junto a Kiko Hernández, formaban parte del denominado «eje del mal». Un término que acuñó Paz Padilla para referirse a los colaboradores más ácidos de ‘Sálvame’. La relación entre ellos tuvo sus altibajos. En muchas ocasiones se enfrentaron muy duramente, pero al final prevalecía el respeto mutuo y al afecto profesional que sentían el uno por el otro. Al fin y al cabo, muchas de sus pugnas en directo eran consecuencia de la voracidad de dos grandes animales televisivos que no podían evitar competir en lo que a estilo y garras se refiere. Quizás por ello Matamoros ha optado por recordarla con cariño y no ir a su despedida, evitando así las lágrimas y el dolor.