Europa Press

Kiko Matamoros, con moretones y dificultad para moverse tras someterse a un nuevo retoque estético

Dispuesto a rejuvenecer en tiempo récord, el colaborador ha vuelto a hacerse un retoque. ¡Es el tercero que se hace en menos de 10 días!

En las últimas dos semanas, Kiko Matamoros se ha sometido a varias intervenciones estéticas. Este viernes lo hemos vuelto a ver acudiendo a una clínica para hacerse un nuevo retoque. ¡El tercero en menos de 10 días! Acompañado de su novia, Marta López, el colaborador abandonaba el centro con dificultades para moverse y con el rostro, en especial la zona del cuello, completamente amoratada.

«La cara no me la he estirado»

Con pocas ganas de hablar, el madrileño no quiso desvelar cuál ha sido el nuevo tratamiento que se ha hecho. Se limitaba a decir tras finalizar su visita que sentía molestias en la cintura.«Es molesto, la verdad», ha dicho.  Y aunque su cara tenía marcas y su cuello visibles hematomas, dejaba claro que «la cara no me la he estirado».

Pero lo verdaderamente sorprendente de su nuevo acercamiento al universo de las inyecciones y, quizás, el bisturí, no son los efectos secundarios que se pueden ver en su anatomía. Lo llamativo es que se haya puesto en manos de la medicina estética por tercera vez consecutiva en apenas 10 días. Todo un récord que deja claro su afán de lucir el mejor aspecto en el menor espacio de tiempo posible.

Y es que hace menos de dos semanas, Kiko Matamoros era fotografiado saliendo de clínicas, en las que se hizo una marcación abdominal y una blefaroplastia superior. Sobre la marcación anunció en ‘Viva la vida’ que tenía cita para pasar de nuevo por el quirófano y que estaba dispuesto a enseñar los resultados: «Ya os enseñaré cuando me haga la marcación cómo ha quedado la historia». Incluso daba detalles de la intervención: «Te ponen una especie tubos externos. Y te dan la forma de tu abdominal y que la piel quede pegada y puesta en su sitio».

En el caso de la blefarosplastia (para eliminar el exceso de piel en sus párpados y valorada en unos 3.000 euros), se la realizó el mismo día en que todos los compañeros de ‘Sálvame’ y familiares de Mila Ximénez le daban un último adiós en el tanatorio de la M-30 de Madrid.

Europa Press

Kiko Matamoros nunca ha ocultado que le encanta arreglarse cara, cuerpo y lo que haga falta. A sus 64 años se ha hecho de todo. Orejas, pómulos, labios, mandíbula, torso, nariz… apenas hay partes de su anatomía que queden vírgenes en lo que a operaciones estéticas se refiere. Ahora ya tiene lo que quería: unos ojos rejuvenecidos, un ‘six pack’ que probablemente enseñará en breve y un cuello envidiable…

A Carla Barber, exnovia de Diego Matamoros, no han tardado en preguntarle por el último golpe de bisturí de Kiko Matamoros. La canaria respondía sincera que ve a su exsuegro con muy buenos ojos: «No necesita nada». Dale al play y no te pierdas las declaraciones de la doctora sobre el retoquito del madrileño.