Kiko Matamoros se ha abierto en canal en ‘Supervivientes‘. Acompañado de Lara Álvarez, el colaborador de ‘Sálvame’ ha cruzado el puente de las emociones. Así, ha compartido con la audiencia cómo está haciendo frente a su proceso de recuperación de las adicciones que arrastra desde su juventud. «He jugado con la muerte, he jugado a la ruleta rusa porque he entendido la vida como una aventura. He jugado al límite. La gente sabe que he sido 50 años adicto a la cocaína. No presumo de nada pero quiero que la gente sepa que estoy en una fase de recuperación, que inicié antes de ir al concurso», ha contado.

Kiko Matamoros (3)
Telecinco

«Tenía las mucosas casi necrosadas. La droga es posible que no mate tan violentamente como se dice, pero la droga mata y hace mucho daño», ha destacado. «Estoy siguiendo un tratamiento aquí y empecé un tratamiento antes de venir. Ya ni ronco. He recuperado el tejido mucoso, que estaba absolutamente pálido. No me entra el aire por la nariz. He sido fumador de tres paquetes de tabaco diario durante 30 años».

«Sé que no me queda mucha vida», dice Kiko Matamoros

Emocionado, ha confesado que es consciente del momento que atraviesa: «He jugado con ello y sé que no me queda mucha vida, pero la vida que me queda sí sé con quién quiero vivirla y en qué circunstancias quiero vivirla. Quiero estar con mis hijos y con mi pareja, a la que adoro… Llega un momento en el que solo me interesa el arte y la belleza y ahí entra todo».

Kiko Matamoros (2)

En el puente de las emociones, el madrileño ha valorado su faceta como padre: «Hay algo que me avergüenza en mi vida, en mi trayectoria, que es mi papel de padre. Creo que no he sabido estar a la altura de lo que mis cinco hijos hubieran requerido». Cuando echa la vista atrás, se arrepiente de no haber dado el 100% con sus hijos: «Me da mucha pena porque no lo tuve fácil. Tenía que haber hecho mucho más, pero cuando tienes 40 años crees que todo es recuperable, pero te das cuenta de que la vida ha pasado y nada ni nadie se merezca eso. Es un gravísimo error que he cometido en mi vida».

«He elegido ser un monigote televisivo»

«Me puedo sentir decepcionado conmigo mismo. He tirado el dinero, otro me lo han quitado. Le podría haber dejado un patrimonio a mis hijos… Creo que he defraudado unas capacidades que tengo intelectuales o de otro tipo porque he elegido un tipo de vida más fácil, ser un monigote televisivo. Supongo que eso no es lo que querían mis padres para mí. El hermano de mi padre no veía la televisión y solo la veía cuando estaba yo. Me consuela haber hecho feliz a alguien. Uno hace de payaso y ese es el consuelo. Me he decepcionado y he decepcionado a los míos», ha admitido.