Conocemos cuál es la estrategia de Javier Santos tras perder la batalla a Julio Iglesias en su juicio de paternidad. El artista, por su parte, continúa con su vida ajeno a cualquier polémica.


«Muy cabreada, estoy indignada. Ya no tengo palabras para decir lo que es esto. En España no hay justicia, parece que la justicia va por un lado y la ciencia va por otro. No entiendo nada…esto no se va a quedar así y vamos a seguir adelante«. Así respondía Edite Santos a SEMANA nada más conocerse que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana daba la razón a Julio Iglesias. De este modo, se revocaba la resolución que se emitió el pasado mes de julio después de que se le reconociera como hijo del artista, una noticia que dejaba a Javier Santos tremendamente triste. Sin embargo, entre sus planes no entra muchos menos el de rendirse. El abogado de Javier, Fernando Osuna, se lo revela a esta revista: «Iremos a todos los tribunales que quedan. Tribunal Supremo, Tribunal Constitucional y Tribunal de Estrasburgo». Tras una lucha de más de tres décadas, son conscientes de todos los escenarios que se pueden encontrar, pero se enfrentan a todo ellos con optimismo.

Hablamos con el letrado de Javier después de que el tribunal se haya acogido a «la cosa juzgada», lo que impide entrar a juzgar una misma cosa que ya fue vista en el pasado y lo que evita que se entre a analizar el fondo del asunto. Se escudan en que Javier ya había promovido otras acciones judiciales anteriormente, pero Edite lo niega tajantemente: «No es así. La que denunció en un principio fui yo, luego ya demandó él. Somos dos personas distintas». La misma versión la mantiene el prestigioso letrado: «Cuando un joven ha sido representado con 8 o 9 años, cuando él cumple la mayoría de edad está en su derecho de pleitear por sí mismo. Es injusto que, a pesar de todo el cariño que tiene hacia su madre, él tenga que cargar con unos argumentos y con una tesis que no son suyos, sino de su madre». Conocen al dedillo el proceso en el que ahora toca adentrarse y esto no les amilana ni un ápice. Su lucha será incansable hasta que la sentencia sea favorable: «Tenemos por delante varios pasos» y cumplirán cada uno de ellos si hace falta.

«Entre ellos, presentar un recurso de casación al Tribunal Supremo que debe ser admitido, aunque, de no ser así, nos iríamos al Tribunal Constitucional con el recurso de amparo por infracción de derecho a la defensa. Si ahí ganamos sería estupendo, pero si no ya iríamos al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo. Esto, en total, podría alargarse entre unos tres o cuatro años, más no creo». Confían en no tener que llegar a ese punto, pues si encontraran una negativa por parte de Estrasburgo, «tocaría rendirse», aunque siempre hay salidas, puntualiza Osuna. Mientras Edite y Fernando Osuna sí se han confesado con este medio, Javier ha preferido tomar distancia. Eso sí, ha querido explicar cuáles son los motivos de esta decisión en sus redes sociales: «No sé qué más tengo que hacer, tan solo me queda luchar, aunque ahora mismo no tenga muchas ganas. Es hora de reflexionar y de centrarme en mi gente».

Según nos comenta su círculo, que se falle a favor de Julio Iglesias ha sido un duro revés para Javier. «Yo le he animado porque, aunque queda mucho camino, nos acabarán dando la razón. Julio Iglesias no ha ido a hacerse la prueba de paternidad porque sabía que daría positivo. Javier nace justo a los 9 meses de que Edite Santos y Julio Iglesias estuvieran juntos. El parecido es muy evidente y así lo ha dicho un Juez. Yo soy muy cabezón y tengo muchísimas fuerzas para seguir luchando», apunta Fernando Osuna en conversación con este medio.