Mila Ximénez contaba con un gran armario en el que había muchos bolsos de firma, piezas que hemos visto antes y después de su muerte lucir a su hija, Alba Santana.


Mila Ximénez era consciente de que había llegado su final, por lo que quiso dejar muy atado lo que quería tras su muerte. La colaboradora de televisión expresó a su familia sus últimas voluntades, así como el deseo de que sus cenizas reposaran en Ámsterdam, la ciudad en la que fue tan feliz junto a su hija y sus nietos. Tenía claro también a quién quería dejar sus recuerdos y así se evidenció durante la mudanza, pues en cada una de sus pertenencias había un cartel con un nombre. En muchas cajas rezaba un palabra: Holanda. Hasta allí se va gran parte de Mila, al igual que joyas que le ha dejado la periodista a su hija. Y es que Mila Ximénez tenía una gran pasión y esta no era otra que la moda. En su armario había muchísimos bolsos de firma, piezas que, además de tener historia, ella lucía con orgullo en eventos o en su día a día. Las mismas que Alba Santana ha portado después de fallecer o incluso antes, tal y como ha podido comprobar SEMANA.

Fotomontaje SEMANA (Gtres)

En el tanatorio pudimos verla con un bolso negro de tachuelas que para Mila era uno de sus favoritos, de hecho, era muy habitual verla con él, ya que era un fondo de armario. En quedada con amigas, camino del trabajo o incluso durante su tratamiento, Mila lo llevó junto a ella. Así Alba Santana pudo rendir homenaje a su madre en su despedida, al igual que al día siguiente en la incineración de su progenitora, donde lució un bolso de leopardo que en su día conquistó a muchos seguidores de Mila. Tenían una relación muy especial y un gusto muy similar, por lo que la colaboradora decidió dejar en vida muchos de sus bolsos a la que ella consideraba su mayor tesoro. El complemento perfecto que a Alba le permitirá tener todavía más presente a su madre esté donde esté y que para ella tiene un grandísimo significado. Hermès, Versace, Gucci, Liu Jo, Christian Dior…son muchas las firmas por las que Mila se decantó y cuyas piezas han pasado ahora a manos de su hija.

Mila Ximénez
Fotomontaje SEMANA (Gtres)

Ser una de las colaboradoras estrella de ‘Sálvame’ le permitió hacerse con un gran ‘closet’ y con outfits que, sin querer, se convirtieron en virales. La propia Ágatha Ruiz de la Prada desvelaba hace algunos días el poder desconocido que tenía su amiga: agotaba todo lo que se ponía y lucía en televisión. La catalogó como «su mejor clienta», convirtiéndose así en su mejor embajadora. Looks que también compartía en sus redes sociales, donde etiquetaba cada una de las prendas y donde se convirtió en toda una influencer durante un tiempo. Ahora, de algún modo, Alba Santana tiene la suerte de tener ‘un pedacito’ de su madre en cada uno de sus looks, ya que eran muchos los bolsos, no aptos para todos los bolsillos, que Mila tenía.