¡Hola a todos! Hoy estoy flipando. Y perdón por la expresión ya tan de buena mañana. Pero es que lo que todo el mundo pensaba que este ‘GH Revolution’ iba a ser una revolución, pero lo que pasa es que tiene a los directivos de Mediaset revolucionados. Se están volviendo locos buscando la fórmula mágica para hacer despegar los datos de audiencia de ‘GH Revolution’, que para pena de ellos, ha vuelto a caer a un mínimo histórico.

Javier fue el cuarto expulsado.

En el lado opuesto, ‘Estoy vivo’, la serie que se emite en TVE, y que está más viva que nunca. Mientras que el reality show parece que no goza de buena salud. Y esto no es que lo diga yo… y es que los datos de audiencia lo demuestran. Aunque tampoco quiero pasarme dando el tostonazo con cifras y números. Voy a ir al grano con los de esta semana únicamente.  Mientras que la serie español logró que 2.169.000 espectadores se sentarán en el sofá de sus casas a disfrutar de un thriller con tintes sobrenaturales, ‘GH Revolution’ cayó a tan solo 1.467.000 espectadores.

Una de las imágenes del último capítulo de ‘Estoy vivo’.

 

‘Gh Revolution’ intentó sacarse un as de la manga, metiendo de nuevo a la última expulsada, Miriam, que tenía varios frentes abiertos. Uno de ellos con Rúben, su amigo y con el que compartió más que (no sé como decirlo para que no suene mal) dentro de la casa… Pero ni por el morbo de ver el reencuentro de los dos consiguió cosechar grandes éxitos. También os digo, que no son Bisbal y Chenoa… Y encima Miriam intentó poner en su sitio a Rubén, pero me parece que la que salió escaldada fue ella.

Miriam intentó poner en su sitio a Rúben, pero le salió el tiro por la culata..

Esta edición está pasando sin pena ni gloria. Hacía tiempo que TVE no lideraba en el prime time, pero todo está cambiando. Nadie se podía esperar que la serie de Javier Gutiérrez consiguiera destronar al mismísimo Jorge Javier Vázquez y al reality que tantas alegrías ha dado a Telecinco y Mediaset. Ha dado. Hablo en pasado. Porque este año, yo creo que solo le está dando quebraderos de cabeza.

Y por si fuera poco, no quiero dejarme los debates dominicales, que también han ido a menos. Al frente está Jordi González, que también ha sido sustituido por una película, y ahora emite su programa a partir de las 00.30 y con la mitad del personal. Muchos de los colaboradores han sido despedidos, entre los que se encuentra Carmen Alcayde, que unos post atrás le dediqué mi tiempo.

Jordi González está al frente de los debates dominicales.

Tampoco están en el debate Bea, la ganadora de pasada edición, y su novio y también exconcursante Rodrigo. Que por cierto, muy fuerte, muy fuerte, muy fuerte. El otro día fueron a grabar un episodio de su reality a la casa de GH, bueno a los exteriores. Y no se le ocurrió otra cosa a Bea que gritar «Petra falsa, Laura ganadora». Así, sin más. Después, ella pidió perdón a través de sus redes sociales:  «No hemos ido sólo a gritar a la casa. Hemos ido a grabar un capítulo de Rodéanos. Me he venido arriba y quizá ha estado mal el comentario. Pero soy así y quizá ha sido un errorsi tengo que pedir perdón a alguien pues no se me caen los anillos».

Bea y Rodri, una pareja de guapos y sexys.

Me gusta la actitud de Bea. No la de ir a la casa a gritar, porque supongo que cualquier información que llegue del exterior puede suponer un punto de inflexión para los concursantes que habitan en Guadalix, pero sí la de reconocer que fue ella quien gritó e incluso haya pedido perdón. Aunque el pasado año Bea no era santo de mi devoción, sí que se nota que sigue creyendo y viviendo ‘Gran Hermano’. ¿Será la única?

Y… esto es todo por hoy. Este finde estaré ansiosa porque empiece el lunes ‘Operación Triunfo’. Soy una romántica y nostálgica. ¡Pasad buen fin de semana!