Irene Rosales ha sacado su lado más picante y ha desvelado algunos de los aspectos más íntimos de su vida antes y durante su relación con Kiko Rivera


Este jueves arrancaba la décimo tercera temporada de ‘Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition’. Y lo hacía de la manera más caliente y pícara posible. Y es que Irene Rosales, concursante junto a Amador MohedanoFani (Estefanía Carbajo) y Miguel Frigenti, destapó los aspectos más íntimos y picarones de su vida. Irene fue la primera anfitriona, por lo que le tocó abrir las puertas de la casa que comparte con Kiko Rivera y sus dos hijas, Ana y Carlota. Un divertido grupo de concursantes que conforme pasaba la noche e Irene sacaba platos , la conversación iba subiendo de tono. El punto álgido de esta llegó cuando Miguel Frigenti preguntó si el resto de participantes habían tenido sexo en público. La sorpresa llegó cuando Irene Rosales desveló que sí y contó su experiencia. 

La confesión más picante de Irene Rosales

La mujer de Kiko Rivera desvelo que sí habría mantenido sexo en público, pero no con su marido. De hecho, ha asegurado que con él nunca lo practicaría. El hecho de ser un personaje público implica que incluso podrían ser ‘pillados’ en pleno acto sexual. Aún así, ella ya ha probado esa experiencia. «He sido joven y me he acostado en un coche, en una vía de la carretera. Dame un chupito…», ha bromeado la colaboradora de televisión durante el programa. Además, por si fuera poco incluso se atrevió a desvelar cuál era su postura favorita en la cama con su marido, Kiko Rivera. Irene Rosales ha confesado que esta sería «encima de él, pero de espaldas». Una confesión que no dejó indiferente a nadie.

Irene Rosales

A pesar de que habitualmente no habla de este tipo de temas por pudor, también ha explicado que «una de las cosas que más me gusta que me regalen son flores y lencería, que me regalan poca». Su confesión se producía después de que Fani, Miguel Frigenti y Amador Mohedano cotillearan en su habitación y descubrieran un picardías negro entre sus cajones. Le encanta la ropa interior. Tanto, que hasta la compra para su pareja: «A Kiko Soy yo quien se la elijo», cuenta. Del cantante y DJ destaca lo que más le gusta: su desparpajo y su sentido del humor. «Lo mejor que tiene Kiko es que no tiene vergüenza de nada».

Irene Rosales también desveló cómo habían sido sus inicios con Kiko Rivera y cómo fueron sus amigos quienes le empujaron a dar el paso de comenzar una relación con él. «Tuve un año de amistad con él. A mí me costó mucho… Teníamos un amigo en común. Él decía que yo era la más guapa de mi pueblo y me empezó a seguir. Entablamos una amistad de un año. Él me lo proponía, me lo tiraba, pero me daba mucho miedo», asegura.