Manuel Velasco ha hablado sin miedos sobre sus dos padres: el que le crió, Paco Marsó, y el biológico al que conoció siendo mayor, Fernando Arribas


Concha Velasco ha reaparecido tras anunciar su retirada definitiva de los escenarios. Lo ha hecho en el plató de ‘Lazos de Sangre’, donde se recorrió con detalle su fructífera carrera profesional, pero también los avatares referentes a su vida más personal. La actriz, de 81 años, repasó sus más de seis décadas de carrera en el cine, el teatro, la televisión e incluso la música, pero quizá lo que más expectación acaparó fue todo aquello que se esconde tras la profesional, a la mujer, a la madre, a la esposa que ha sido Concha Velasco, que reconoció con orgullo que de lo que más feliz está en su vida es de los dos hijos que ha tenido: “Manuel Velasco y Paco Marsó: “Lo que más quiero es a mis hijos”, sentenciaba.

Atento a sus palabras estaba su hijo mayor, Manuel Velasco, el cual nació cuando la actriz aún era soltera y cuyo misterio sobre la identidad del padre siempre ha sido un misterio, hasta que hace unos meses revelase que se trataba de Fernando Arribas, con el que compartió rodaje en la película ‘Las largas vacaciones del 36’. Un hombre casado con el que tuvo un affaire y del que nació su primer hijo, para después conocer a su marido y quien se responsabilizaría de la crianza del menor: “El padre de Manuel es Paco Marsó, que es quien le ha criado. Me casé enamoradísima de Paco. Lo dejé todo. He sido siempre la mal querida, porque no me han amado tanto como yo he amado”, reconocía Concha Velasco para después cederle la palabra a su hijo, quien hasta ahora no se había sincerado sobre lo que siente hacia sus dos padres.

Foto: Lazos de Sangre

Manuel Velasco tiene muy claro quién es su padre o, más bien, quiénes son: “Considero que los dos son mis padres por igual, mis primeros 20 años los disfruté con Paco Marsó, que fue un padre maravilloso, los siguientes 20 años con Fernando Arribas”. Eso sí, hasta hace tan solo unos meses pocos conocían la identidad de su padre biológico y Manuel reconoce que creció con este misterio: “En el colegio algún niño me cantaba ‘Mi carro me lo robaron’ pensando en Manolo Escobar. Yo lo hablaba con Paco y él me dijo: eres mi hijo y si no lo fueras te querría igual”.

Sin embargo, años después descubrió casi por casualidad quién era su padre biológico cuando comenzó a formarse para ser director: “Fernando Arribas empieza a pasar lista y al leer mi nombre se queda callado y dije: ‘Es mi padre’. Yo sabía los novios que había tenido mi madre, me lo había contado y yo viendo las portadas, ella me decía quién quería que fuese y yo le decía que todo apuntaba a Fernando Arribas. Yo quería conocerle, pero no sabía si podía molestar a Paco. Cuando se lo dijo se hizo un silencio, pero se convirtió en liberación”, reconoce.

Foto: Lazos de Sangre

Manuel Velasco siempre le estará agradecido a su madre cómo le ayudó a conocer a su padre biológico. Un acontecimiento vital en su vida que recuerda con felicidad: “En 2010 mi madre me dijo que quería hacer las paces con todo el mundo y le dije que tenía una asignatura pendiente con Fernando. Les dejé solos y cuando llegué estaban cogidos de la mano. Entonces le dije a Fernando que quería tener una vida familiar y a todo lo que hacíamos con mi madre, Fernando venía. Pasábamos juntos la Nochebuena y cumpleaños”.

Por fortuna, los miedos de Manuel Velasco no se materializaron y la relación con Paco Marsó no se vio afectada por la entrada en su vida de Fernando Arribas. Eso sí, el divorcio de su madre de Paco sí que supuso un punto de inflexión en su vínculo: “Yo nunca he dejado de querer a Paco, era maravilloso. Lo que pasa es que yo lo pasaba mal, porque mis padres se estaban divorciando. Lo pasé mal y tuve que blindarme emocionalmente separándome de él y tanto ella como yo le echamos de menos. Paro era el gran desconocido. Era maravilloso”, reitera Manuel Velasco. “Estuve un año sin hablarme con Paco, pero tenía una novia maravillosa y me dijo que eso tenía que terminar y un día invitó a Paco a comer a nuestra casa y le dije que por favor no fuera más a la tele”, recuerda el joven, que sigue añorando a Paco 11 años después de su trágica muerte.

Foto: Concha Velasco y Paco Marsó (Gtres)

Ese día que se reencontró con Paco Marsó y afianzaron su relación tras un año distanciados todo fluyó con normalidad. Eso sí, aclararon sus diferencias, como el paseo de este por los platós de televisión para cargar contra Concha Velasco: “Mamá es un icono en España, el nombre de mamá es sagrado y Paco me dijo que tenía razón y que se había equivocado. Entonces vimos juntos una película, ‘Gran Torino’, y al día siguiente se murió”. Una muerte que le pilló por sorpresa, pero al menos tuvo la oportunidad de reconciliarse con él y todo gracias a aquella chica a la que siempre estará agradecido.