Íñigo Onieva se ha acercado por última vez a la casa que compartía con Tamara Falcó. El joven ha reaparecido tras dos semanas sin ser apenas visto para explicar cómo se siente, siendo poco después cuando ha recogido lo último que le quedaba en el hogar en el que vivía junto a la marquesa de Griñón. Tan solo le quedaba su moto, un vehículo que él y la que era su novia utilizaban en multitud de ocasiones cuando todavía eran pareja. Con su casco y sin mediar palabra, Íñigo Onieva se ha despedido para siempre del domicilio que han compartido él y Tamara Falcó hasta el 23 de septiembre, fecha en la que su relación saltó por los aires.

Vídeo: Europa Press

Hasta ahora Tamara Falcó no ha vuelto a este ático situado en el barrio de Justicia de Madrid, una vivienda por la que pagaban más de 3000 euros al mes. Todo apunta a que la colaboradora de televisión no quiere regresar y da por finalizada esta etapa allí, ya que le trae muy malos recuerdos por su ruptura con Íñigo. Si bien allí vivieron sus mejores momentos como novios e incluso como prometidos, esos muros también fueron testigos de las discusiones que provocó el vídeo en el que Íñigo fue desleal a Tamara Falcó.