La colaboradora ha visitado el altar de San Judas Tadeo, patrón de las causas imposibles. ¿Qué habrá pedido en su encuentro con el santo?


Este viernes, Belén Esteban ha sorprendido a su legión de seguidores al publicar una fotografía que pocos esperaban. Lejos de subir a su cuenta de Instagram las imágenes que suele subir a las redes sociales, como los modelitos que luce en televisión o sus mejores momentos con su familia o amigos, la Princesa del Pueblo ha posteado una instantánea a la que nos tiene poco acostumbrados. 

@belenestebanmenendez

La atípica foto que ha subido a través de Stories la muestra delante del altar de San Judas Tadeo. Este santo es conocido por ser el patrón de los casos imposibles y de las causas desesperadas, lo que da pie a preguntarse. ¿Cuál es el motivo de su súplica? ¿A qué causa imposible tiene que rogar mediación divina la madrileña? Inmediatamente se nos ocurre la principal ‘misión imposible’ en la vida de la colaboradora: su amistad con Jorge Javier Vázquez. Una relación que parece cada día más mermada a raíz de las trifulcas que han protagonizado delante de las cámaras de televisión.

La bronca más reciente entre ellos se produjo hace apenas tres días. La ex de Jesulín le echaba en cara al presentador haber mostrado unas fotografías suyas a sus compañeros en tono de mofa. Este le pedía disculpas, pero la colaboradora insistía: «Yo no me cachondeo de fotos suyas ni se las enseño a nadie, sinceramente… Yo de ti no hago coñas y también me mandan fotos. Te las puedo enseñar a ti, pero no se las enseñaría a mis compañeros». Hasta ahí la disputa parecía liviana. Pero las tornas cambiaron de manera radical cuando Belén apuntaba: «Yo de ti tengo muchísimas cosas y en mi vida a nadie le he enseñado nada tuyo«. Sus palabras sacaron de quicio al de Badalona, quien le lanzaba un claro ‘basta’.

«Ahora que tú salgas diciendo que tienes fotografías mías me da cuenta del nivel de persona que eres. Porque yo eso jamás te lo hubiera dicho a ti», le espetaba Jorge Javier. Te estoy diciendo de manera clara ‘perdón’ y no eres capaz de aceptar la disculpa. ¿Y encima dices que tienes fotografías? Mira, tía… ¡Paso! Ahora sí que yo digo que paso y que me has demostrado cómo eres». El tono de Jorge Javier resultó tan contundente y severo que Belén Esteban, con los ojos empañados en lágrimas, optó por abandonar el plató en silencio y visiblemente compungida.

Tras este tenso episodio, a cualquiera se le pasa por la cabeza imaginas que el motivo de la visita de Belén Esteban ante la figura de San Judas Tadeo podría deberse a tan reciente calentón. La colaboradora y el presentador son amigos desde hace años, y es evidente que su relación atraviesa horas bajas. ¿Habrá pedido al santo un acercamiento con su colega? ¿Quizás haya dedicado alguna plegaria al patrón para lograr una aproximación con Jorge Javier?

Interrogantes aparte sobre el futuro de su amistad con Jorge Javier, lo cierto es que hay una causa más importante en la vida de Belén. Solo hay una cosa que anhela con muchísimas ganas y que, a sus 47 años, no es una meta imposible, pero sí algo complicada: tener un hijo con su marido, Miguel Marcos. Desde que antes de casarse con su marido, en septiembre de 2019, la madrileña confesó que su mayor deseo era tener un bebé con su pareja.

«Voy a ir a por el niño, ya que no me lo habéis preguntado. Si viene, bien; si no, no pasa nada», anunciaba poco después de dar el ‘sí, quiero’ a Miguel en el plató de ¡Sálvame Deluxe’. Entonces manifestaba que a pesar de su diabetes «todo está perfecto». Y que no estaba en sus planes recurrir a ayudas médicas extras. «Si me viene natural lo tendré. No me voy a poner en ningún tratamiento», aseguraba. Ahora que ha pasado más de un año de su enlace y, descartada la opción de tratamientos de fertilidad para conseguir tener otro hijo, puede que esta visita a San Judas se deba a esta importante petición. ¿Habrá pedido ayuda celestial para lograr su sueño de ser madre de nuevo? Seguro que ella misma lo aclara en breve…