La hija de Isabel Preysler nos tiene acostumbrados a sonrisas y buenas palabras, pero acaba de mostrar una cara que desconocíamos de ella en pleno paseo por la calle.


No hay día que Tamara Falcó no esté en el foco de la noticia. Sus declaraciones en el plató de ‘El Hormiguero’, las que ofrece a la prensa durante su día a día o sus publicaciones en Instagram siempre consiguen ser muy comentadas. Y siempre ha demostrado tener muy buena respuesta. Sin embargo, todo el mundo tiene un mal día. Esto es lo que le ha pasado a la hija de Isabel Preysler hace unas horas, cuando ha tenido una reacción inesperada ante las cámaras que le han perseguido durante su rutina mañanera.

Encontrar a Tamara Falcó enfadada no es algo a lo que nos tenga acostumbrados. Este lunes tenía que escuchar algunas preguntas incómodas sobre Iñigo Onieva durante uno de sus paseos por la calle mientras se dirigía a cumplir con algunos compromisos profesionales. Y su reacción no dejaba indiferente a nadie.

Al entrar en un edificio, la prensa seguía insistiendo. Tamara Falcó, muy enfadada, les decía a los reporteros: «Por favor, esto es una propiedad privada. ¡Fuera de aquí! ¡Fuera de aquí!», decía demostrando una cara que nunca antes habíamos visto. La hija de Isabel Preysler parece estar ya un poco harta de tener que dar explicaciones y reacciona tal que así:

Tamara Falcó reacciona así cuando recibe preguntas incómodas

Vídeo: Instagram.

Esto llega después de que haya vivido un fin de semana de ensueño al acudir a una boda en compañía de su pareja. Aunque no es habitual que Tamara Falcó comparta fotos junto a su pareja, la colaboradora de ‘El Hormiguero’ ha hecho una excepción y ha declarado su amor por Íñigo en las redes sociales. Besos, gestos de cariños, muestras de complicidad… la actual marquesa de Griñón no ha dudado en compartir con sus seguidores unas bonitas imágenes tomadas durante una boda a la que ha acudido este mismo fin de semana. Abriendo así su álbum más personal de la celebración. «Todos con PCR y todos de boda… cómo lo pasamos», afirmaba a través de su cuenta de Instagram.

Una publicación en la que la vemos muy tierna y feliz al lado de su chico. Mostrando su mejor sonrisa mientras le sorprende con un beso o cuando miran cómplices el objetivo para inmortalizar una fecha importante en la que arroparon a unos amigos. La pareja posa muy elegante para la ocasión en este «sí, quiero» que ha coincidido con la festividad de ‘San Isidro’.

Un discreto romance

A finales del año pasado saltaba a la luz pública el sonado noviazgo. La hija de Isabel Preysler volvía a estar enamorada de un atractivo joven de 31 años, totalmente ajeno a la crónica social y muy aficionado al deporte, que se dedica al sector del diseño de coches. Desde entonces, la pareja ha intentado ser discreta, pero nunca se ha escondido.

Los comienzos de su amor han coincidido con un tiempo de duras restricciones impuestas por la pandemia del coronavirus. Tamara era noticia entonces por saltarse algunas de ellas para disfrutar con total libertad de su amor. Incluso, cuando había zonas de la capital con restricciones de movilidad. Motivo por el que  se vio obligada a pedir perdón públicamente a través de ‘El Hormiguero’.