Después de desvelar la enfermedad ocular que sufre, Laura Matamoros explica las duras consecuencias de la medicación que está tomando para mitigar el problema.


Laura Matamoros ha empezado la semana con el pie izquierdo. A consecuencia de la medicación que está tomando para mitigar el problema ocular que sufre, la hija de Kiko Matamoros se ha levantado con el ojo rojo y lloroso. Ha acompañado la descripción de cómo tiene el ojo con una instantánea, en la que vemos las consecuencias de la mediación que está tomando. Ella misma se daba por vencida y daba un tanto a la medicación frente a un cero para ella.

Aunque tardó tiempo en desvelar qué enfermedad le habían detectado, ahora que ya ha dado a conocer este problema a sus seguidores, no es lo mismo. De hecho, Laura Matamoros se siente libre y cómoda para contar ya públicamente con qué problemas se está encontrando ahora, en plena lucha contra el la enfermedad.

Laura Matamoros está sufriendo las consecuencias de la medicación para mitigar su problema ocular

© Redes sociales.

Hace apenas unos días, la propia Laura Matamoros contaba que le habían detectado una enfermedad ocular. La hija de Kiko Matamoros decidió visitar el oftalmólogo en 2019 después de sentir diversas molestias. «Me daban muchas vibraciones no en el párpado sino en el ojo, y en los aviones tenía mucha presión. Además tenía unos pinchazos muy profundos”. En diciembre se animaba a acudir a consulta. Allí la mandaron a urgencias de manera  inmediata.

«Fui oftalmólogo y cuál fue mi sorpresa. Me derivaron corriendo para hacerme un TAC y hacerme pruebas». Cuando por fin le dieron los resultados no sabía qué pensar. «Fue el peor día de mi vida», detallaba. Entonces desconocía «qué es lo que podía pasar» y no paraba de darle vueltas a «qué podía tener».

En su caso, «había que descartar que no fuera un tumor en la cabeza y después de descartarlo, descartar la esclerosis múltiple”. Fue un periodo de mucha angustia. «Me sobrepasó un poco pensar que podría llegar a tener una enfermedad. A raíz de todo esto me diagnostican que tengo un glaucoma de tensión baja. Normalmente son de tensión alta», detallaba.

Compartió el diagnóstico final hace apenas unas semanas

© Redes sociales.

En su caso, su glaucoma viene acompañado de otra complicación. «Aparte tengo dañado el nervio óptico, lo cual veo muy poquito y de la mitad del ojo para abajo apenas tengo visión”, explicaba Laura Matamoros a través de Stories en Instagram. Laura padece la misma enfermedad que le diagnosticaron a su padre hace casi una década. El colaborador de ‘Sálvame’ ya ha perdido la visión total de su ojo derecho por culpa de un glaucoma, mientras que en el izquierdo la afección le está ganando la batalla y sabe que en unos años no podrá ver.