Dispuesta a poner fin a los «comentarios vejatorios de la mujer de Jesulín, la colaboradora ha lanzado un ultimátum. Podría tomar las «acciones legales oportunas» para proteger su «dignidad».


Este miércoles, Belén Esteban ha tomado una importante decisión en relación a la guerra mediática que acaba de reabrirse con María José Campanario después de que esta publicase una explosiva carta dedicándole todo tipo de insultos y advertencias. La colaboradora, que ya había anunciado que tomará acciones legales contra la mujer de  Jesulín de Ubrique, ha emitido un comunicado para dejar clara su intención de ir a los tribunales.

«Ante las manifestaciones publicadas hace unos días por doña María José Campanario en la red social Facebook a modo de carta en las que se dirigía y refería a mi y a parte de mi familia, siguiendo las indicaciones de mis abogados, quiero hacer constar lo siguiente: En esa carta, que ha sido difundida por muchos medios de comunicación, se hacían comentarios vejatorios e insidiosos sobre mí que sobrepasan completamente los límites de la libertad de expresión». Así comienza la nota enviada por la de Paracuellos del Jarama, hecha pública esta tarde en el programa ‘Sálvame’.

«No voy a responder más públicamente a esas provocaciones»

«Se me acusaba infundadamente de insultar y amenazar. Se me lanzaban advertencias sobre la posibilidad de hacer públicas informaciones que me perjudicarían con intención de intimidarme. Y se hacían insinuaciones tan ofensivas como falsas que ponían en tela de juicio mi dignidad y no solo me afectaban a mí. También a familiares muy cercanos que ni son personajes públicos ni han querido serlo nunca», añade el texto.

Montaje SEMANA

En su carta, Belén da el golpe definitivo con el que pretende poner fin a sus disputas con Campanario. «No voy a responder más públicamente ni a esos comentarios ni a esas provocaciones. Dada su gravedad he decidido dejar la cuestión en manos de mis abogados. A través de ellos me reservo el derecho de ejercitar las acciones legales oportunas para proteger mi dignidad y la de mi familia, tanto en relación de esa carta como con cualquier otra manifestación de doña María José Campanario o de terceros que pudiese atentar contra mis derechos fundamentales. Ni yo, ni mi familia ni mis abogados haremos más declaraciones sobre este asunto. Muchas gracias por vuestro cariño y apoyo», concluye.