María Patiño ha desmentido a Antonia Dell’Atte y ha insistido en que la actriz hizo todo lo posible para que el hijo de Alessandro pudiera estar presente en el funeral.


El pasado miércoles 29 de julio, Antonia Dell’Atte reaparecía en televisión y se sentaba en en ‘Lazos de Sangre’ junto a Boris Izaguirre para hacer un repaso de su vida personal y profesional. En su vuelta a los platós, la italiana se sinceró más que nunca con los espectadores e hizo varias declaraciones que no dejaron a nadie indiferente y que a día de hoy siguen dando que hablar.

La que fuera participante de ‘MasterChef Celebrity’ aseguró que su hijo Clemente no fue invitado al funeral de Álex Lequio. «Luego se enteró que había esta misa. Eso se lo tenía que haber dicho su padre. Primero fui yo y el padre se inventó cualquier cosa. Solo pidió que se leyera una carta. La carta no fue leída ni fue nombrado», contó la musa de Armani. Sin embargo, María Patiño ha salido a la palestra para dar la cara por Ana Obregón y Alessandro Lequio y contar así la otra versión de los hechos.

En concreto, la colaboradora de ‘Sálvame’ ha dejado claro en su programa de Telecinco que en todo momento el hijo de Antonia Dell’Ate fue informado sobre la misa funeral del joven y hace hincapié en que la modelo italiana no contó toda la verdad. «Es mentira que no se invitara a Clemente, Ana habló directamente con él pero por las circunstancias provocadas por el covid y los aviones, él no acudió», aclara la periodista.

De la misma forma, María Patiño insiste en que la actriz tuvo un solidario gesto con el hijo de Alessandro Lequio: «Se ofreció a ayudarle a pagar el billete, puesto que Clemente vive en Miami. Ana fue muy considerada, hubo un mensaje y hasta un te quiero. Por las circunstancias del coronavirus, él decidió no viajar», explicaba e insistía en que podía demostrar la información que estaba compartiendo con los espectadores.

Antonia se ofreció como guía espiritual para Ana

En su reaparición televisiva, Antonia Dell’Atte se ofrecía como voluntaria para ayudar a Ana Obregón para encontrar la paz tras la muerte de su hijo. Además, dejaba claro que tras la muerte del joven empresario, le mandó varios mensajes de pésame tanto a la actriz como a su exmarido, aunque estos nunca llegaron a responder. «Le he enviado un mensaje a Ana y nunca me ha contestado. Tampoco Dado.El mismo día y le dediqué en Instagram una canción de Battiato donde digo que este niño ha encontrado por fin la luz. Pasó el día 13 y no es una casualidad», explicaba.

El último mensaje de Álex Lequio que no pudo publicar

Ana Obregón está pasando por su verano más complicado debido a la irremplazable ausencia de su hijo. Desde Mallorca, donde se encuentra alejada y desconectada de la realidad, ha sacado fuerzas para compartir la última publicación que nunca publicó el joven en redes. «Hace un mes encontré en tu móvil el último post que escribiste. No tuviste tiempo de terminarlo ni de subirlo. He dudado mucho si hacerlo, pero se que tú querías hacerlo», ha comenzado explicando Ana a sus seguidores en redes. Añade que, finalmente, comparte este mensaje con todos desde «el corazón mutilado de una madre». 

«El problema más grande del ser humano – y el mío hasta que me dijeron que tenía cáncer – es la manera de entender la felicidad, de ser feliz. Me he pasado 27 años de mi vida intentando ser el mejor estudiante, graduarme en la mejor universidad , montar empresas y sentirme un cowboy del capitalismo, siempre anclado en el ‘más es mejor’», aseguraba el hijo de la actriz y el italiano.

«En un abrir y cerrar de ojos, te das cuenta de la importancia del ‘tiempo.’ Mejor aún, te das cuenta cómo y con quien quieres invertirlo. ¿Cuántas veces no he estado con mi novia por quedarme enviando correos hasta las 3 de la mañana? ¿Cuántas veces he ido a jugar con mi hermanita pequeña? ¿Cuántas veces habré ido a ver a mi madre? ¿Cuántas la he colgado? ¿Cuántas invitaciones rechazadas al cine con mi padre? ¿Cuántas? ¿CUÁNTAS?????», se pregunta.

«No soy nadie para darte un consejo pero quizás, Dios no lo quiera, un día recibas una llamada del hospital después de hacerte una tac, una placa o un análisis de sangre, invitándote a cerrar una cita con urgencia. Quizás ese día se sienten 7 médicos delante de ti y ‘bum’ todas esas metas por ser un as se evaporan», explica.