Dani Rovira ha querido compartir con sus seguidores cómo ha sido retomar su pasión por el running después de cinco meses de tratamiento.


Dani Rovira va recuperando poco a poco la normalidad en su vida después de haber terminado con el tratamiento. El actor anunció hace apenas unos días que había puesto fin a la quimioterapia que inició cuatro meses atrás, tras serle diagnosticado un linfoma de Hodkin. Pues bien, tan solo unos días después, Dani Rovira se atrevía a retomar una de sus pasiones, el running, un deporte que tuvo que abandonar para centrarse en el tratamiento.

Él mismo acaba de anunciar cómo fue la experiencia de volver a correr, que no fue tan bien como Dani esperaba, pero después de cinco meses sin poder hacerlo, no está nada mal. Y es que hizo siete kilómetros en 44 min, lo que equivale a un ritmo de 6 minutos y 19 segundo por kilómetro.

«El sábado pasado salí a correr por primera vez después de casi 5 meses. Sufrí y disfruté a partes iguales. ¿Veis lo que tardé en hacer 7 kms? Fue algo entre lo HEROICO y lo PATÉTICO. Empezar, no de cero, sino de -2 puede ser algo frustrante o por el contrario un reto y una motivación. Volverme a calzar mis zapas @jomasport ha sido un regalo. Gracias por dejarme ser imagen vuestra durante 2 años y por cuidarme tanto en esta pasión que nos une, el deporte. Destrozaré estas zapatillas y las muchas que estarán por venir», escribía con positividad.

Aunque ha sido una vuelta un poco frustrante, poco a poco Dani Rovira se ha ido convenciendo de que volver a empezar es todo un reto. Y seguirá saliendo a practicar mientras pueda, porque este deporte le ha dado muchas satisfacciones personales y quiere que siga siendo así.

Ha desvelado que ha vuelto a su actividad deportiva después de meses sin hacerlo justo unos días después de lanzar su mensaje más positivo, con el que retoma esta nueva etapa tras el fin del tratamiento de quimioterapia. Dani Rovira quería desvelar cómo afronta su lucha contra el cáncer junto a una imagen en la que aparece en un centro hospitalario mientras esperaba para recibir su tratamiento: «Siempre fuerte».

Han sido unos meses muy duros, en los que ha estado junto a él su pareja, Clara Lago. Y el final del tratamiento de la quimioterapia le ha hecho tan feliz que no dudó en gritarlo a los cuatro vientos a través de un mensaje en sus redes sociales, que provocó numerosas reacciones no solo por parte de rostros conocidos, también de personas anónimas que han seguido de cerca la enfermedad del actor.

«¡Se acabó la QUIMIO! 8 sesiones y 4 meses entre pecho y espalda. Secuelas: pérdida de pelo, las venas de los brazos duras como bridas y cabeza de hipopótamo (de ésta última no me comentaron nada). Si a alguien más le ha pasado esto, que me escriba, con cuatro que seamos, organizamos un Tragabolas», decía con su peculiar sentido del humor junto a una divertida foto en la que sale con una máscara en forma de cabeza de hipopótamo tapando su rostro.